Guatemala está encendiendo más interruptores. El consumo de energía eléctrica aumentó 3.7% en 2010, una señal de que la economía acelera su dinamismo.

Datos de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE), retomados por el periódico Prensa Libre, consignan que la demanda el año pasado ascendió a 7,882.40 gigavatios.

El crecimiento se ubica por debajo del acostumbrado 4% y 6% que el país registró hasta 2007, pero es una buena noticia después de que ni siquiera llegó al 1% en 2008 y 2009, años en los que el país resintió los efectos de la crisis económica internacional.

El presidente de la CNEE, Carlos Colom, expresó su beneplático por el incremento del uso de energía. Este viene dado por la reactivación de las actividades económicas, sobre todo de la industria.

La producción industrial se desplazó hacia bandas horarias menos saturadas con el objetivo de alivianar la demanda en las horas pico del día y disminuir la entrada de generadoras termoeléctricas más caras al mercado, analizó Colom.

El funcionario también detectó una mayor eficiencia en los hábitos del consumo. Lo dice basado en que la potencia máxima requerida al día bajó levemente en 0.31%.