Obreros escépticos con los resultados de la negociación entre la ENEE y las empresas térmicas.

Pese a una oposición generalizada, se aprobó durante 2010 la ampliación de dos de los contratos más lesivos para las finanzas de la estatal eléctrica y para el bolsillo de la población.

El gerente de la ENEE, Roberto Martínez Lozano informó de manera oficial el 15 de julio de 2010, la ampliación del contrato por 80 megas con Elcosa, se lograrían ahorros para el gobierno por 1,385 millones de lempiras (US$79 millones) en un plazo de 3.5 años. La medida es duramente cuestionada.

El gerente de la Estatal, Roberto Martínez Lozano justificó que se prorrogaron estos acuerdos con las empresas Elcosa y Lufussa a cambio de lograr ahorros totales por 1,797.4 millones de lempiras (US$93,1 millones).

A casi seis meses de esos acontecimientos, la ENEE continúa un proceso de encarecimiento al precio de la energía eléctrica vía ajuste por combustible que de un 9% vigente hasta diciembre de 2010, pasó a ser de un 12% durante el presente mes.

La estatal también proyecta establecer una tarifa multihoraria para penalizar con un mayor precio a quienes consuman electricidad durante las horas de mayor demanda eléctrica.

Descontento. El presidente del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Stenee), Miguel Aguilar, cuestionó los supuestos ahorros logrados en la referida negociación. "El pueblo aún no ve los descuentos que se lograría al prorrogar los contratos a Elcosa y Lufussa", indicó.

En su momento el presidente de Asociación Nacional de Industriales (Andi), Adolfo Facussé, también se opuso a la ampliación de estos convenios.

Por su parte, el sindicalista lamentó que la ENEE aún paga millones de lempiras por concepto de cargos fijos a estas empresas.

"Nosotros conocemos de manera parcial estos contratos. Ahí se expresan con fórmulas confusas los ahorros superiores a un 50% que se puedan tener, pero aún nuestros técnicos no entienden los conceptos expresados", dijo. Según el sindicalista, tampoco el pueblo no ve de manera clara el producto de esas negociaciones.

Opciones. Mejía expresó que es inadmisible que los consumidores sean cargados con un 12% de ajuste por combustibles.

El gobierno, además aplica un 12% de Impuesto Sobre Ventas (ISV) a los clientes de la ENEE que consumen más de 750 kilovatios hora al mes. O sea que estos consumidores pagarían un 24% a partir del presente mes.

El director del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Armando Urtecho, ha advertido que toda alza a los costos de producción se trasladan al consumidor final de bienes y servicios.

El presidente del Stenee recomendó, que se pueden tomar acciones para evitar una ola especulativa. "El Estado, la ENEE y el Servicio de Medición Eléctrica de Honduras (Semeh) pueden absorber un porcentaje de la variación internacional al precio del bunker para no cargar al consumidor final", expresó.

El sindicalista recomendó modificar la denominada tarifa eléctrica C, aplicada a las grandes industrias y que es mucho más baja que la residencial. "El precio del bunker es ascendente y no vemos que la forma más sencilla para la ENEE sea la de trasladar el ajuste a la población. Deben existir una alternativa para no encarecer el precio de la energía eléctrica", dijo.

Acontecimientos. El gerente de la ENEE, Roberto Martínez Lozano informó de manera oficial el 15 de julio de 2010, la ampliación del contrato por 80 megas con Elcosa, se lograrían ahorros para el gobierno por 1,385 millones de lempiras (US$79 millones) en un plazo de 3.5 años.

"Se logró reducir los costos fijos en más del 50%. Los costos fijos por el kilovatio hora se cotizaban antes en

"13.53 centavos de dólar y ahora se tiene un poco más de siete centavos de dólar", indicó en su momento el gerente de la ENEE. Elcosa, según datos de la Enee, vendía antes de la reforma a más de 14 centavos de dólar el kilovatio/hora. Cuando firmaron el contrato en 1993, el costo por kw/h fue de siete centavos de dólar y el del barril de bunker era de diez dólares por barril.

Datos de la estatal indican que el 35% de los pagos efectuados por la Enee a Elcosa correspondían a cargos fijos y el resto, 65%, eran cargos variables que dependen directamente del precio del bunker en el mercado internacional.

El 14 octubre 2010, la ENEE informó que producto de la renegociación de dos contratos con Lufussa se obtendría un ahorro por 412.4 millones de lempiras (US$21,3 millones) durante los 39.5 meses que durará el convenio.

Según la estatal, se logró reducir de US$22,22 a US$9,95 el precio del kilovatio hora al mes. "Esto posibilita un ahorro superior a un 50% de lo que se venía pagando a Lufussa", indicó Martínez Lozano.