Sala de Inversión. Desanimado por el dato manufacturero en China, el segundo mayor consumidor de crudo en el mundo, los contratos a futuro de petróleo comenzaron la semana con retrocesos.

Los futuros del West Texas Intermediate (WTI) amanecen con una baja de US$1,25, y el barril opera en US$95,98, mientras que los contratos de referencia Brent cotizan en US$110,06, lo que representa un alza de cuatro centavos.

El dato PMI manufacturero del país asiático llegó a 50,9 para el mes de marzo, mostrando un aumento respecto al mes previo, aunque se ubicó por debajo de lo esperado por el mercado. Este indicador dado a conocer por la Oficina Nacional de Estadística china, indica que el ritmo de crecimiento del sector fabril del segundo mayor consumidor de crudo a nivel mundial sigue mostrando un leve progreso.

Por otra parte, la noticia de un derrame de una tubería de la compañía Exxon Mobil en Arkansas no dio apoyo a los precios del crudo. La empresa informó el sábado que se estaban llevando a cabo labores de limpieza, tras confrimar el cierre del oleoducto que transporta crudo a la costa del Golfo de México.

Además, el mercado estará atento a la evolución de la situación en Chipre, debido a que la quita de depósitos no garantizados podría ser del 60% para los ahorros de más de 100.000 euros.

El analista de Astamax Inverstment Management Inc, Tetsu Emori, comentó que el mercado de petróleo no tiene factores fundamentales específicos, por lo que depende del mercado de renta variable en los Estados Unidos.

“Alguna corrección se verá la semana que viene en el mercado accionario, y el energético debe de seguir ese movimiento”, indicó.

Finalmente, el ministro saudí de petróleo, Ali al-Naimi dijo que es probable que la demanda de crudo saudita aumente en los próximos meses, debido a una posible recuperación de la demanda en Asia.