Santiago. Pampa Calichera y Potasios de Chile, dos de las sociedades que el polémico empresario Julio Ponce usa para controlar SQM, solicitaron convocar a una junta extraordinaria de accionistas para aprobar la propuesta.

En cartas separadas al regulador de valores, las firmas que integran el Grupo Pampa pidieron incluir hasta el 2030 una excepción a un estatuto clave que limita el poder de voto de los accionistas en el 37,5%.

La medida buscaría permitirle al Grupo Pampa igualar el poder de voto de dos o más accionistas nuevos o existentes que puedan elevar su participación en la serie A, que otorga la mayor cantidad de directores en la minera, explicaron analistas.

“El controlador busca proteger su poder político en la empresa”, dijo la correduría Banchile en una nota a clientes.

La solicitud se da además en momentos en que la canadiense Nutrien busca vender su 32% en SQM por exigencias de reguladores para aprobar la fusión que dio origen a la firma.

El pedido ocurre luego de que SQM selló en enero un acuerdo con el Estado chileno por una disputa sobre un depósito clave de litio, que le permitirá elevar su producción al año 2030, pero que incluyó restricciones al actuar de Ponce y sus cercanos en la dirección de la empresa.

La solicitud se da además en momentos en que la canadiense Nutrien busca vender su 32% en SQM por exigencias de reguladores para aprobar la fusión que dio origen a la firma.

Ponce, un exyerno del fallecido dictador Augusto Pinochet, se vio forzado a dejar la presidencia de SQM hace algunos años luego de una multa por manipulación de mercado y escándalos por financiamiento de políticos con recursos de la minera.