Caracas. Distintas versiones son las que tienen los agricultores venezolanos y el ministro de Agricultura y Tierras de ese país, luego que los primeros denunciaran que el gobierno procedió al desalojo de tres fincas ubicadas en el estado Zulia.

Así lo denunció a Globovisión, el presidente de la Asociación de Ganaderos de Santa Bárbara del Zulia, Javier Benavides, indicando que funcionarios del Instituto Nacional de Tierras (INTI) y de la Guardia Nacional Bolivariana procedieron al desalojo de los productores de las fincas “El Potente”, "El Delirio" de propiedad de Jesús Suárez y la hacienda "Dinamarca" de Mauro Quintero, informó El Universal.

Jesús Suárez, dueño de la finca "El Delirio", indicó que los efectivos de la Guardia Nacional llegaron sin mediar palabras para sacarlo del sitio, agregando que tiene la disponibilidad para vender el terreno que está 100% productivo y por lo mismo no entiende la situación.

Por su parte, el ministro de Agricultura y Tierras de Venezuela, Juan Carlos Loyo, desmintió que se hayan realizado tales desalojos, advirtiendo que es "una matriz de opinión, de comunicación, que se ha instalado desde medios privados".

Sin embargo, Loyo expresó que dichos terrenos están sujetos al proceso de recuperación y reordenamiento de tierras exigido por el presidente Hugo Chávez en el Sur del Lago, por lo mismo, se trabaja desde hace tres o cuatro semanas con equipos del Instituto Nacional de Tierras (INTI) y son resguardados por la Fuerzas Armada Bolivariana, para establecer el avalúo y tomar el control productivo de las tierras.

El ministro, explicó que el proceso de recuperación y ordenamiento del uso de los terrenos comenzó con 47 fundos, aproximadamente 24.000 hectáreas, pero hoy se mantienen bajo este régimen sólo 23 de ellos, ya que en 14 se constató que se trata de pequeñas producciones en las que se comprobó por un lado que la gente estaba situada en su lugar de trabajo, no había explotación de trabajadores y que es la única propiedad del grupo familiar. Por lo anterior, se decidió conservarlos y organizarlos en una red de productores libres asociados.