La firma estadounidense AGP, una cooperativa del negocio agroindustrial, estudia invertir en Venezuela US$120 millones en una unidad para producir huevos fértiles de gallinas y otros productos avícolas, reveló a Emen una fuente vinculada con la operación.

Cogg Bolivariana operará en los estados Yaracuy y Lara. Atenderá el mercado venezolano y exportará a Ecuador, Perú y Bolivia, de acuerdo con el proyecto presentado al Gobierno, explicó la fuente, que no ofreció mayores detalles sobre el estatus de las negociaciones con el Ejecutivo Nacional.

Una delegación de la empresa cooperativa visitó el país la semana del 9 de agosto de este año y ratificó a sus interlocutores, incluso al presidente del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes, su interés de invertir y su confianza en el país, afirmó la fuente.

Socia. AGP es una cooperativa de cereales y soya basada en Kansas, Estados Unidos, y reúne a más de 300.000 granjeros de ese país y de Canadá.

Desde hace algunos años está presente en Venezuela como socia mayoritaria del grupo Protinal Proagro, dedicado a la producción de alimentos concentrados para animales y de carnes de aves de corral y huevos de gallina.

En su informe de resultados de 2009, AGP señala que la filial venezolana es todavía un importante mercado para su producción de granos y aceite de soya destinados a la alimentación animal y que esta sociedad "continúa siendo beneficiosa para ambas partes".

Pero los resultados de Protinal Proagro enfrentaron en el año fiscal importantes desafíos "por las circunstancias sociopolíticas" de Venezuela.

Programas. "La compañía continúa trabajando con el Gobierno de Venezuela en los programas de alimentación como Pdval y Mercal y sigue siendo un sólido proveedor de estos programas", señala el informe.

Protinal Proagro también es comprador de suministros de maíz vendido por el Gobierno y ha sido un "socio confiable" para productores privados venezolanos y para la propia AGP Grain, en un esfuerzo por mantener el compromiso de liderar los negocios del sector en Venezuela, según el informe divulgado a mediados de este año.

"Proagro tuvo un año difícil, debido a que tuvo que lidiar con el impacto de los altos precios de los productos básicos y con la galopante inflación", señala el informe, en el que se destaca el escenario complicado de este año.

Escenarios. "Esta situación incrementó significativamente nuestros costos y debido a los controles de precios impuestos por el Gobierno no fue posible traspasar esos costos al mercado. Como resultado, Proagro experimentó su primera pérdida en nueve años", agrega.

Según otros analistas del tema, el escenario del año pasado se ha complicado en 2010.

Pese a ello, siguen firmes en su intención de permanecer invirtiendo fuerte en Venezuela y de avanzar a otros mercados regionales, gracias a las buenas relaciones de la empresa con las instituciones oficiales del país.