Santiago. El gerente general del grupo chileno Copec, Lorenzo Gazmuri, aseguró que no antes de seis meses se concretaría la venta de los activos de la colombiana Terpel en Chile, al tiempo que expresó sus reparos frente a la incursión de la estatal ENAP al negocio de la distribución.

Esta semana, el grupo forestal y de combustibles chileno pagó cerca de US$240 millones por una participación en Terpel, con la compra del 52,13% de la sociedad Proenergía, controladora de la firma colombiana.

Sin embargo, Copec debe vender los activos chilenos de Terpel para cumplir con las normas de competencia. La participación de mercado de Copec en la distribución de combustible ya bordea el 65%, que se ampliaría con la compra de Terpel.

“El cierre del proceso podría prolongarse hasta fin de este año. No antes de seis meses venderemos Terpel Chile”, dijo el ejecutivo al diario local La Tercera.

En ese sentido, dijo que trabajarán con la autoridad reguladora para diseñar una fórmula que permita asegurar la completa independencia de Terpel, mientras se desarrolla el proceso de enajenación de los activos.

"Hoy controlamos sólo el 25% de Terpel Chile y esa operación no es estratégica para Copec. Estamos trabajando con la autoridad en la comprensión de que tengamos un horizonte de tiempo para poder desvincularnos de Terpel Chile”, añadió.

Ingreso de ENAP. La estatal ENAP ha expresado su interés por comprar los activos de Terpel Chile, con lo que ingresaría al mercado de la distribución de combustibles.

Al respecto, el ejecutivo afirmó que  si bien no es nuevo el interés de la empresa, de concretarse representaría un cambio las "reglas del juego" y, desde su perspectiva, no se justifica su ingreso.

"En un mercado altamente competitivo, no tiene sentido desde el punto de vista país que una empresa estatal entre en esa competencia. En los mercados modernos, donde los privados operan con mucha más eficiencia, no hay actores estatales”, aseguró.

De todos modos, en declaraciones al diario El Mercurio aseguró que el objetivo final es garantizar los beneficios de los accionistas minoritarios. De este modo, no descartó la posibilidad de venderle a la brasileña Petrobras u otra compañía, que hace poco ingresó al país a través de la compra de Esso Chile.

"No nos corresponde opinar de eso, sino que asegurar que ese activo se venda en el mayor valor posible para proteger a los minoritarios y si eso viene por la compra de Petrobras o de una compañía nueva que llegue a Chile, así será. No buscamos sacar una ventaja competitiva en Chile de este proceso”, afirmó.

En 2007, Terpel ingresó al mercado chileno tras comprar 206 estaciones de gasolina a la petrolera hispano-argentina Repsol YPF por US$210,0 millones.