Sídney. Las crecientes restricciones de viajes para contener la propagación de coronavirus provocaron más cancelaciones de vuelos este lunes, con estrictas medidas que se extendieron a India, Australia, Nueva Zelanda, Emiratos Árabes Unidos, Hong Kong, Singapur y Taiwán.

A nivel global, el número de vuelos de la semana pasada cayó más de 12% respecto al mismo periodo del año anterior, según el proveedor de datos de transporte aéreo OAG, ya que más aerolíneas han tenido que anunciar cancelaciones.

"Es una guerra contra un virus", dijo Andrew Herdman, director general de la Asociación de Aerolíneas del Asia Pacífico, a Reuters por teléfono este lunes.

Las aerolíneas comerciales de India frenarán sus vuelos domésticos desde la medianoche del martes, dijo un portavoz del Ministerio de Aviación Civil, el más reciente país en imponer fuertes restricciones al tráfico aéreo.

Los vuelos de carga estaban exentos de esa orden.

El impacto sobre los fabricantes de aviones ha sido profundo y paralizante. Este lunes, el grupo Airbus anunció nuevas medidas para mejorar sus posición financiera, lo que le llevaría a tomar créditos por hasta 15.000 millones de euros (US$16.100 millones).

Su rival Boeing se encuentra bajo una presión similar y ha pedido una línea de crédito de US$60.000 millones para la industria estadounidense.

Australia y Nueva Zelanda advirtieron contra viajes domésticos no esenciales, mientras que EAU detuvo sus vuelos y Hong Kong, Singapur y Taiwán tomaron pasos para prohibir el tránsito de viajeros extranjeros.

EAU, hogar de las gigantes del transporte aéreo Emirates y Etihad Airways, dijo que suspenderá todos los vuelos de pasajeros y tránsito de aeropuertos por dos semanas para ayudar a controlar la propagación viral.

En la China continental, la capacidad doméstica ha estado aumentando a medida que se levantan algunas restricciones internas, pero existe preocupación de que los pasajeros de vuelos internacional puedan ocasionar nuevos brotes de la enfermedad.