Quito. El Presidente de Ecuador, Rafael Correa, rechazó el fallo de un Tribunal de Arbitraje con sede en La Haya, que ordenó al Estado ecuatoriano pagar una compensación a Chevron Corporation y Texaco Petroleum Company.

A juicio del jefe de Estado, la decisión se enmarca en una campaña de desprestigio contra su país. Asimismo, responsabilizó del hecho a la lentitud del sistema judicial ecuatoriano, informó Agencia Andes.

Al encabezar el saludo protocolario del Consejo de Participación Ciudadana, Rafael Correa sostuvo respecto al fallo que “pese a que es un abuso de Chevron y toda una campaña, y pese a que estos tribunales siempre dan la razón a las transnacionales y no al Estado, el motivo se lo dio la lentitud del sistema judicial”.

Por ello hizo ver la importancia de corregir esas deficiencias, por lo que indicó que una de las tareas del denominado quinto poder del Estado es mejorar la institucionalidad de Ecuador.

La Procuraduría del Estado explicó que Chevron pretendía que el tribunal arbitral señalara que las cortes de justicia de Ecuador son corruptas y parcializadas, sin embargo el fallo señaló que el Estado es responsable no por esas acusaciones de corrupción, sino por la lentitud de sus cortes en resolver los reclamos iniciados por Texaco en los años 90 (dicha compañía fue adquirida en 2001 por Chevron).

De hecho, los casos permanecieron pendientes de una resolución en la justicia ecuatoriana aproximadamente por 15 años.

Lea además:

Chevron celebra dictamen y dice que gobierno de Correa no está por encima de la ley

Ecuador estudia pedir la anulación del arbitraje a favor de Chevron