Buenos Aires. Los esfuerzos de Argentina por mantener bajos los precios de las gasolinas sufrieron un revés esta semana luego que una corte federal emitiera una orden de restricción temporal a favor de la filial local de Royal Dutch Shell PLC, que se había opuesto a una orden gubernamental que buscaba volver a los niveles de precios del 31 de julio.

Las petroleras indican que los altos precios de la gasolina son necesarios para compensar los elevados costos del petróleo y la creciente demanda, mientras que autoridades de gobierno acusan al sector de conspirar para mantener los precios altos mediante una retención del suministro.