Quito. La Corte Permanente de Arbitraje (CPA) con sede en La Haya, Holanda, suspendió una audiencia de fondo en el proceso iniciado por la petrolera estadounidense Chevron contra Ecuador, informó este viernes la Procuraduría General del país sudamericano.

La Procuraduría General indicó en un comunicado que la CPA dictó el jueves una orden en la que suspendió el calendario procesal y la audiencia de fondo, programada para desarrollarse del 20 de enero al 7 de febrero en Washington, Estados Unidos.

Chevron alega en el proceso contra Ecuador una supuesta violación del Tratado Bilateral de Protección de Inversiones (TBI) suscrito con Estados Unidos.

En su orden procesal, la CPA concluyó que mantener la audiencia para este mes de enero conllevaría un significativo riesgo de "inequidad procesal", ante lo cual resolvió suspenderla al igual que el resto del calendario, precisó el comunicado de la fiscalía.

De igual forma agregó que la Corte convocó a las partes a una reunión que comenzará el próximo 20 de enero en Washington para fijar un nuevo calendario procesal.

La Procuraduría General señaló en el comunicado que la suspensión de la audiencia responde a los constantes pedidos de la defensa del Estado ecuatoriano de suspender la diligencia a través de varios escritos presentados en noviembre y diciembre de 2013.

El litigio se remonta a 2006, cuando Chevron inició un procedimiento arbitral internacional en contra del Estado ecuatoriano ante la CPA, con base en el TBI suscrito entre Ecuador y Estados Unidos en 1993, pero que entró en vigencia en 1997.

La CPA se declaró competente y condenó al pago del Estado ecuatoriano de US$96 millones.

Sin embargo, en 2009 la trasnacional demandó nuevamente al Estado para que se resuelva que Ecuador incumplió con el TBI y sea declarado responsable de las consecuencias de un juicio por daños ambientales que indígenas amazónicos presentaron contra la petrolera.

Chevron alega ante la CPA que no es responsable de la contaminación ambiental que se le atribuye en la selva amazónica y por la cual fue condenada por la justicia local a pagar US$9.500 millones de indemnización.

La compañía Texaco, adquirida en 2001 por Chevron, causó los daños durante sus operaciones de explotación petrolera de 1964 a 1992 en la Amazonia ecuatoriana.

La transnacional asegura que cumplió con su plan de remediación ambiental, no así, la petrolera estatal ecuatoriana Petroecuador a la que responsabiliza de los daños, por lo que busca que el Estado sea el que pague la indemnización.

El procurador Diego García, citado en el comunicado, calificó la decisión de la CPA como "necesaria", debido a que el procedimiento arbitral no puede continuar en vista de que con antelación, en noviembre pasado, la Corte Nacional de Justicia de Ecuador dictó una sentencia de última instancia contra Chevron.

El fallo ratificó una condena dictada en 2011 por una corte inferior, pero redujo a US$9.500 millones la indemnización que debe pagar la multinacional.

La cuantía representa la mitad del monto de US$19.000 millones que en un inicio debió pagar la petrolera. De acuerdo con el procurador, es "esta controversia no responde al ámbito de un arbitraje de inversión" y la CPA rebasó los límites del derecho internacional al asumir una competencia que no tiene, lo cual afecta la validez de cualquier decisión que adopte en el futuro, con la posibilidad de que el Ecuador demande su nulidad.