San José. La suprema corte de Costa Rica resolvió el viernes que una pequeña minera canadiense puede seguir con los trabajos en su mina a cielo abierto, desechando las quejas de grupos ambientalistas.

El fallo revirtió la decisión del alto tribunal en octubre del 2008, que ordenó la suspensión de los trabajos en la mina Crucitas, ubicada cerca de la frontera de Costa Rica con Nicaragua. Infinito Gold Ltd, propietaria de la mina, calificó el fallo como una victoria.

Ambientalistas habían presentado quejas señalando que la minera estaba rompiendo la ley al talar árboles en regiones protegidas.

"Al estudiar los estudios acreditados (la corte) no encontró que este proyecto minero afectara negativamente al ambiente", dijo Vanlly Cantillo, portavoz del la corte suprema.

Crucitas será la primer gran mina de oro en el país, con una capacidad de producción de 85,000 onzas de oro anuales.

Según datos de la compañía, se requiere una inversión de US$66 millones para iniciar la operación de la mina, que se proyecta tiene 1.2 millones de onzas de oro.

Tras recibir el fallo, el presidente de Infinito Gold, John Morgan, dijo que la empresa está comprometida a proseguir con el proyecto.

"Ahora nos corresponderá demostrarle a Costa Rica que Crucitas efectivamente será un modelo de minería moderna", dijo Morgan en un comunicado.