La Corte Suprema de Delaware en Estados Unidos ratificó el pago de US$2.000 millones por daños en una demanda de accionistas que involucra a la minera peruana Southern Copper.

En octubre del año pasado, un juez de Delaware ordenó al gigante minero Grupo México devolver dinero a su subsidiaria peruana Southern Copper Corp, porque dijo que pagó en exceso por otra empresa de la firma mexicana en el 2004.

Grupo México propuso en el 2004 a Southern Perú Copper Corp, como era conocida entonces, comprar a otra empresa del grupo, Minera México. La compra se completó en el 2005 por US$3.750 millones pagados con acciones de Southern Copper.

Pero los accionistas de Southern reclamaron y un juez de Delaware resolvió que el pago por Minera México fue demasiado alto. La corte determinó que la operación valía US$2.430 millones y ordenó a Grupo México regresar el sobrepago.