Madrid. Una corte española condenó al consejero delegado del Banco Santander a tres meses de inhabilitación para ejercer actividades bancarias, en un embarazoso revés para el jefe ejecutivo del mayor prestamista de la zona euro, que planea apelar y hasta pedir un indulto.

La condena de este jueves contra Alfredo Sáenz culmina un largo proceso en el que se le encontró culpable de acusación falsa contra deudores del banco Banesto, entidad que presidió tras ser intervenida en 1993. Sin embargo, es difícil que la situación genere una batalla por la sucesión.

Banco Santander dijo que mantendrá en el cargo de consejero delegado a Sáenz, quien apelará la sentencia.

"El consejo de administración ha sido asimismo informado de las iniciativas que, con arreglo a Derecho, se propone promover D. Alfredo Sáenz y, desde el máximo respeto a las decisiones judiciales, le ha ratificado su confianza para que continúe en el desempeño de sus funciones como consejero delegado del Banco", dijo la entidad en una nota al regulador.

En una decisión sin precedentes, Sáenz pedirá al gobierno un indulto por la condena dictada por el Tribunal Supremo.

"Teóricamente la Audiencia Provincial podría, pese a la petición de indulto, decidir ejecutar la sentencia, pero sería extraordinariamente raro, ya que no se trata de un caso de sangre y el indulto no tendría efecto sobre el período de sentencia ya ejecutado", dijo una abogada especialista en derecho penal.

El nuevo fallo del Tribunal Supremo es fruto de los recursos presentados por la fiscalía y por los abogados de Saénz contra una sentencia de la Audiencia de Barcelona, que condenó al número dos de Santander en el 2009 a seis meses y un día de prisión por el delito de acusación y denuncia falsa contra unos deudores del banco Banesto, del cual Sáenz fue presidente en 1994.