Nueva Orleans. El gobierno estadounidense se prepara a revelar una moratoria revisada a la perforación petrolera en aguas profundas, luego de que una corte de apelaciones se negó a restaurar una prohibición anterior impuesta luego del masivo derrame de crudo de BP Plc.

El Departamento del Interior reiteró el jueves que emitirá una nueva orden sobre perforaciones en profundidades mayores a los 152,5 metros para tratar las inquietudes planteadas el jueves por la corte federal. No dijo cuando se emitiría la prohibición.

"Basados en lo que hemos aprendido del derrame de petróleo de BP, se ha hecho cada vez más claro que las compañías no tendrían las capacidades de contención ni de respuesta necesarias ante un vertido y por lo tanto, como dijo anteriormente el secretario, él emitirá una nueva moratoria", dijo la portavoz del Departamento del Interior, Kendra Barkoff.

Anteriormente el jueves, la corte de apelaciones falló 2-1 contra la solicitud del gobierno de aplazar una decisión de una corte inferior que levantó la veda de seis meses, diciendo que sus abogados no lograron demostrar cómo se produciría un daño irreparable si no se les concedía lo que pedían.

La corte agregó que el gobierno "no demostró que existe la posibilidad de que las actividades de perforación sean reanudadas en espera de la apelación".

Las apuestas políticas son elevadas para el presidente estadounidense, Barack Obama, mientras él busca demostrar -ante las críticas del público- que está respondiendo efectivamente al peor derrame de petróleo en la historia estadounidense.

La industria del petróleo, sin embargo, teme que la crisis pueda poner costosos proyectos en espera.

La Casa Blanca dijo que envió a BP una lista de preguntas sobre los esfuerzos de la compañía para tapar el pozo averiado que ha estado vertiendo crudo al Golfo de México desde fines de abril y le exigió que responda dentro de 24 horas.

La petrolera británica, cuyo valor de mercado llegó a reducirse a la mitad en un punto de la crisis de 80 días, extendió el jueves su repunte bursátil en Londres y Nueva York.

Sus papeles subieron un 24% en los últimos ocho días de operaciones, en buena parte por reportes de que ejecutivos de la firma están buscando nuevos inversores y por el optimismo de que lo peor del derrame podría haber quedado atrás.

El gobierno impuso la veda en medio de críticas públicas por su respuesta al derrame, y había argumentado que necesitaba reestablecerla para investigar la causa de la explosión del pozo de BP en el Golfo de México y garantizar que otras plataformas están operando de manera segura.

Las compañías de perforación como Hornbeck Offshore Services Inc y Diamond Offshore Drilling Inc habían presionado para levantar la moratoria, al afirmar que era demasiado amplia y que está causando un daño económico significativo.

El gobierno dijo que impuso la moratoria para permitir que se investigue la explosión y hundimiento de una plataforma que perforaba un pozo para BP, que mató a 11 trabajadores y provocó el derrame.

Un juez federal levantó la moratoria el mes pasado, fallando a favor de las perforadoras. Analistas dijeron que la batalla en proceso por la veda ha producido una paralización para las perforadoras.

"En la práctica, el gobierno está consiguiendo lo que buscaba por defecto. Es demasiado arriesgado para las compañías comenzar la perforación cuando saben que la alfombra podría ser removida debajo de ellas", dijo Dan Pickering, jefe de investigación de Tudor, Pickering, Holt & Co.

El jefe de la filial estadounidense de Royal Dutch Shell dijo que la firma podría estar interesada en algunos activos de BP.

La fuga de crudo está matando aves, tortugas marinas y delfines, arriesgando miles de millones de dólares de la industria de la pesca y el turismo en medio de una alta tasa de desempleo, y contaminando las costas de cinco estados estadounidenses en el Golfo de México.

El procurador general de Estados Unidos, Eric Holder, declaró que sospecha que los objetivos en la investigación criminal sobre el derrame podría extenderse más allá de BP.

BP también buscó reducir las expectativas luego de que un reporte dijo que podría tapar el pozo para el 27 de julio, el mismo día en el que la compañía reportará sus ganancias durante el segundo trimestre.

El objetivo para completar un pozo de alivio que servirá para detener el flujo había sido mediados de agosto.

El jefe de la unidad de restauración de BP en la costa del Golfo, Bob Dudley, dijo al diario The Wall Street Journal que podría ser posible detener el flujo del pozo entre el 20 y el 27 de julio "en un mundo perfecto, sin interrupciones".

"El (Dudley) brindó eso como el mejor escenario posible si todo va absolutamente de acuerdo con lo planeado y no hay interrupciones, pero la expectativa es que sea en agosto", dijo una portavoz.