La Corte Suprema de Australia ratificó la entrada en vigencia de la ley más estricta del mundo contra la promoción de los cigarrillos, con lo que desde diciembre las tabacaleras ya no podrán colocar sus logotipos en las cajetillas, sino imágenes de bocas afectadas por el cáncer, ojos ciegos y niños enfermos, reportó el Nuevo Herald.

El tribunal australiano rechazó la apelación de las empresas tabacaleras. “Esta es una victoria para todas las familias que perdieron a alguien por una enfermedad relacionada con el tabaco”, dijo la ministra de Salud, Tanya Plibersek.

El gobierno australiano ha instado a otros países a adoptar normas similares para disminuir el consumo de tabaco, especialmente en los jóvenes.