Santiago. La Corte Suprema rechazó el recurso de queja presentado en contra de la Corte de Apelaciones de Santiago que ordenó a la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) entregar información sobre constitución de banco BTG. Sin embargo, actuando de oficio, mantuvo la reserva de dichos datos.

En fallo unánime, la Tercera Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Sergio Muñoz, Rosa Egnem, María Eugenia Sandoval, Manuel Antonio Valderrama y el abogado (i) Jaime Rodríguez– denegó la entrega de información sobre la constitución de la entidad bancaria en Chile, solicitada por Ley de Transparencia, tras establecer que su reserva está normada legalmente como información sensible, que no es de público conocimiento.

En el fallo, la Corte Suprema señala que “el deber de reserva alcanza no sólo a los funcionarios de la Superintendencia, sino también al órgano en cuanto tal, puesto que, por un lado la regla en análisis no distingue al respecto, y, porque es innegable que la información a la que acceden todos quienes se desempeñan en ese organismo la obtienen en virtud de su pertenencia al mismo, y no en su condición de personas naturales”.

Agrega que la información solicitada está cubierta por la reserva porque “incluye datos relacionados con su plan de negocios, antecedentes precisos referidos a su patrimonio, estatutos y otros de la entidad autorizada, que pueden ser calificados como información sensible, que no está destinada a ser de público conocimiento”.