Tribunales de Curazao y Bonaire levantaron parcialmente requerimientos de ConocoPhillips que apuntan a la confiscación de activos de la petrolera estatal venezolana PDVSA para cumplir con un laudo arbitral de US$2.000 millones, según una copia de los documentos vista por Reuters.

Conoco ha actuado con agresividad para tomar el control de los inventarios de petróleo, cargamentos e instalaciones de PDVSA luego de una decisión de la Cámara de Comercio Internacional en abril.

La disputa ha afectado especialmente al Caribe, donde PDVSA posee y opera refinerías y terminales que suministran a varias islas.

"Tanto la corte en Curazao como en Bonaire han decidido que las incautaciones se deben levantar en la medida que sea necesario para el suministro de combustible y/o electricidad en ambas islas", dijo la Corte Conjunta de Justicia en un comunicado.

El dinero de las ventas de combustible al distribuidor local Curoil debe ser transferido a una cuenta especialmente designada, donde permanecerá hasta que se determine a quién pertenece, agregó la corte.

"Estamos satisfechos con el resultado, ya que esto es consistente con la propuesta hecha por ConocoPhillips a las autoridades locales (de ambas islas), Curoil y los tribunales locales", dijo la empresa.

PDVSA no respondió a una solicitud de comentarios.

Las solicitudes de confiscación de Conoco congelaron los inventarios de crudo de PDVSA en Aruba, Curazao, Bonaire y San Eustaquio, así como dos cargamentos frente a las costas de Aruba.

La refinería Isla de 335.000 barriles por día (bpd) en Curazao está operando actualmente, pero PDVSA no ha enviado crudo a la instalación desde la semana pasada, por lo que se espera que detenga sus operaciones en el futuro cercano, según fuentes de PDVSA.

Los jueces de Bonaire y Curazao también decidieron que PDVSA debe reanudar las entregas de combustible a Curoil, pero no está claro cómo seguirá produciendo la refinería Isla.