Buenos Aires. La cosecha argentina de soja del ciclo 2017/18 será de 37,6 millones de toneladas, muy lejos de los 55 millones obtenidos en la temporada anterior, debido a fuertes pérdidas causadas por una extensa sequía, dijo este jueves el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere.

En una conferencia de prensa para difundir las primeras estimaciones oficiales para la temporada 2017/18, el funcionario dijo que la producción de maíz -en la que el Gobierno incluye al cereal destinado a forraje- será de 42 millones de toneladas, desde los 49,5 millones recolectados el año pasado, desplazando a la soja como primer cultivo local tras dos décadas.

En comparación con las proyecciones iniciales del Gobierno, que no habían sido informadas públicamente, las cifras implican una caída del 29% en la cosecha de soja y del 18% en la producción de maíz como consecuencia de la sequía, según un documento de la cartera agrícola difundido el jueves.

"Fue el período de lluvias, en diciembre, enero, febrero y marzo, con menos lluvias de los últimos 50 años", dijo Luis Urriza, subsecretario de Agricultura de Argentina, que también participó en la conferencia.

Argentina es el tercer exportador mundial de soja y maíz y el principal proveedor global de harina y aceite de soja.

Argentina es el tercer exportador mundial de soja y maíz y el principal proveedor global de harina y aceite de soja. La falta de agua que azotó a los cultivos prácticamente desde el inicio de la temporada ha impulsado los futuros de la oleaginosa en el mercado de Chicago.

Las previsiones de una menor cosecha argentina también han llevado a compradores locales -que procesan el grano y lo embarcan al resto del mundo- a realizar inusuales importaciones del grano de Estados Unidos.