Río de Janeiro. La cosecha brasileña de granos debe subir un 20,3 por ciento este año en comparación con 2016 y llegar a los 221,4 millones de toneladas, según los cálculos del Gobierno.

Los datos, divulgados por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), indican también que el área total de la cosecha se expandirá este año un 4,9 por ciento en relación al año anterior, hasta los 59,9 millones de hectáreas.

Los tres principales productos de la cosecha brasileña, la soja, el arroz y el maíz, deben suponer el 93,5 por ciento de la producción total del país.

Los cultivos de soja deben expandirse un 1,6 por ciento, los de maíz un 10,3 por ciento y los de arroz un 1,2 por ciento, mientras que su producción debe crecer, respectivamente, un 11,8 por ciento, un 38,9 por ciento y un 10,0 por ciento.

Brasil es el segundo mayor productor de soja del mundo con un 30,3 por ciento del volumen del planeta, sólo por detrás de Estados Unidos, que recolecta un 35,3 por ciento a nivel global, y el tercer mayor productor de maíz del mundo tras Estados Unidos y China.