Tegucigalpa, Honduras. Las copiosas lluvias que desde junio del presente año azotan el territorio hondureño dañaron en varios sectores geográficos la red vial que comunica a las zonas cafetaleras con los centros de procesamiento y exportación del muy cotizado grano aromático.

"La magnitud y la cuantía de los presentes daños a esta infraestructura se triplicó respecto a los períodos anteriores", comparó el presidente del Instituto Hondureño del Café (Ihcafé), Asterio Reyes.

En pocos minutos, continuó, el volumen de las precipitaciones supera con creces las lluvias caídas durante un mes. Las cuantiosas reparaciones que se efectúan durante varios días son destruidas en horas.

Los derrumbes y hundimientos se acentúan en la infraestructura secundaria y terciaria del país, así como en caminos rurales que transitan hacia las fincas cafetaleras del occidente y oriente del país.

Impacto millonario. Reyes solicitó la pronta asistencia de la Secretaría de Obras Públicas, Transporte y Vivienda (Soptravi) para atender los reclamos efectuados por varias alcaldías del país.

El Ihcafé estima que será inédita la cosecha cafetalera 2009-2010, que generará US$1.000 millones en divisas y un millón de empleos.

"El Fondo Cafetalero es impotente para atender estas necesidades en los 210 municipios cafetaleros del país", indicó.