Sofia. Los agricultores del centro y este de Europa esperan una buena cosecha de granos en el verano boreal, ya que un clima favorable contrarrestó en gran medida a la demora de la siembra de invierno en la región.

Las lluvias abundantes y un incremento en la siembra de primavera ayudaron a los cultivos en Europa del Este, con una cosecha de 48 millones de toneladas de granos esperada este año en Ucrania, un importante productor del Mar Negro, contra 39,2 millones en el 2010.

El viceministro de Agricultura de Ucrania, Mykola Bezugly, dijo que la cosecha de trigo del 2011 no sería inferior a las 20 millones de toneladas. Otros analistas también esperan una cosecha abundante en Ucrania.

"La situación es satisfactoria, aunque algunas regiones enfrentan una escasez de lluvia", dijo Bezugly. "Mantenemos nuestra proyección de una buena cosecha este año", agregó.

Los agricultores en productores más pequeños del Mar Negro también verían una buena cosecha, con una proyección del Ministerio de Agricultura rumano de un alza de un 12% en su producción de trigo, de alrededor de 6,4 millones de toneladas, debido a una mejor irrigación, que elevará el rendimiento y contrarrestará una caída del área sembrada.

El clima favorable mantendrá estable a la cosecha de trigo de Bulgaria, en alrededor de 4 millones de toneladas, a pesar de una reducción en el área plantada, dijeron representantes.

Las buenas cosechas contribuirían a disminuir los precios europeos del trigo, en baja luego de las lluvias durante el fin de semana en Europa Occidental, que ha sufrido una severa sequía en las últimas semanas, junto con la reanudación de las exportaciones de Rusia.

Polonia, otro productor de granos clave de la Unión Europea, incrementó su siembra de primavera para compensar el área reducida en la cosecha invernal y espera que su cosecha del 2011 equipare las 27,3 millones de toneladas del año previo.