Washington. Una aguda sequía en la zona central de Estados Unidos afectará los rendimientos del maíz mucho más de lo que esperaban analistas, dijo el gobierno en un reporte que hizo trepar a los precios del cereal.

El Departamento de Agricultura (USDA) informó que el rendimiento de la cosecha de maíz promediará 146 bushels por acre (9,2 toneladas por hectáreas), 20 bushels menos que lo que estimó en junio.

Ante esto, el organismo redujo su previsión para las existencias finales en un 37% frente al mes pasado, parcialmente contrarrestada por menores exportaciones y un menor uso de etanol.

El sorpresivamente fuerte recorte en las perspectivas de los rendimientos impactó a los operadores, que esperaban que el USDA haga un ajuste moderado a sus pronósticos. La reducción en las existencias finales fue más profunda que la previsión del mercado de un recorte del 32%.

El maíz trepó en Chicago tras conocerse el informe del USDA. El contrato para diciembre subió 23 centavos, a US$7,4050 por bushel, casi alcanzando el máximo anotado hace dos años. Los precios han subido un 34% en las últimas cuatro semanas.

El recorte del 12% en la previsión del rendimiento fue el mayor que se tenga registro, dijo el jefe del consejo de perspectiva mundial de agricultura del USDA.

Las estimacioes para las existencias de trigo y soja también estuvieron por debajo de las expectativas. El rendimiento de la soja cayó debido a la sequía.

Una temporada de siembra temprana había incrementado las esperanzas de una cosecha de maíz récord, pero la sequía cambió radicalmente las perspectivas.

El USDA proyectó una cosecha de 12.970 millones de bushels (329,4 millones de toneladas), un 12% menos que hace un mes, pero aún será la tercera más grande que se tenga registro.

La menor producción provocaría el tercer año consecutivo de suministros de maíz reducidos. El USDA recortó en 100 millones de bushels, o un 2%, su pronóstico de maíz para etanol.

China importaría 5 millones de toneladas de maíz en el año comercial que empieza el 1 de septiembre, una baja de 2 millones de toneladas, lo que refleja la disminución de los suministros mundiales por el impacto de la sequía en Estados Unidos, el mayor productor y exportador mundial.

Junto con el maíz, las previsiones del USDA sobre las existencias finales de trigo y soja para el año comercial 2012/13 fueron menores que lo que se esperaba.

El USDA estimó existencias de 664 millones de bushels de trigo (18 millones de toneladas) y 130 millones de bushels de soja (3,5 millones), frente a las expectativas del comercio de 718 millones de bushels de trigo y 141 millones de bushels de soja.

El USDA redujo su pronóstico de cosecha de trigo en Rusia en 4 millones de toneladas, debido a bajos rendimientos; en Kazajistán, la bajó en 2 millones de toneladas debido al clima cálido y seco en junio; y en China la recortó en 2 millones de toneladas debido a una disminución de los rendimientos.