Sao Paulo. La cosecha de soja y el cultivo de la plantación principal de maíz en Paraná, el segundo mayor estado productor de granos de Brasil, subieron con fuerza en la semana hasta este lunes, debido a que los agricultores aprovecharon una pausa en las lluvias para acelerar el trabajo en los campos.

La cosecha de soja en el estado alcanzó un 27% del área plantada, en comparación con sólo un 9% hace una semana, mostró un reporte semanal de Deral, la entidad de investigación agrícola de Paraná.

El cultivo de la principal plantación de maíz, conocida localmente como "safrinha" o segunda cosecha de maíz, escaló a 42% del área esperada, desde 16% la semana previa.

Regiones clave en Paraná, como la parte occidental, tuvieron una pausa en lluvias desde el 22 al 26 de febrero, según el Tablero Climático Agrícola de Thomson Reuters, que permitió a los productores trabajar a toda velocidad tras retrasos en la cosecha tanto de la soja como de la primera plantación de maíz, así como en el cultivo de la segunda.

La lluvia volvería a la mayor parte de Paraná en los próximos días.

Juntos, los estados de Paraná y Mato Grosso responden por casi la mitad de la producción de soja y maíz de Brasil.