Buenos Aires. La cosecha de trigo 2010/11 de Argentina sería de 14,5 millones de toneladas, desde los 13,5 millones previos, y se mantuvo el cálculo del área de maíz de uso comercial y de la soja a pesar del clima seco, dijo este jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Argentina es uno de los principales productores mundiales de alimentos y la producción de trigo de la actual campaña sería muy abundante.

Sin embargo, debido al fenómeno de La Niña el nivel de lluvias es inferior al habitual, y el maíz y la soja, que comenzaron su implantación unos meses después del trigo, están sufriendo la falta de humedad en varias regiones agrícolas de Argentina.

El avance de la recolección del trigo en la provincia de Buenos Aires "presume un incremento paulatino del rendimiento nacional llevando el volumen final de producción a una proyección ajustada ahora en 14,5 millones de toneladas", dijo la Bolsa en su informe semanal de cultivos.

Buenos Aires produce más de la mitad del trigo argentino.

Hasta el jueves, los productores habían cosechado el 60,5% de los 4,43 millones de hectáreas implantados con trigo 2010/11, un avance intersemanal de 7,5 puntos porcentuales, pero 4,5 puntos detrás del ritmo del año pasado.

El gobierno argentino prevé que la cosecha de trigo actual será de 13 millones de toneladas.

A su vez, la Bolsa de Cereales mantuvo su estimación del área sembrada con soja y maíz de uso comercial en 18,5 y 3,15 millones de hectáreas, respectivamente, a pesar del clima seco que afecta a una gran parte del área productora.

En 54% del área sojera argentina, "la condición hídrica predominante es regular, con sectores aún más comprometidos donde comienzan a relevarse ataques de plagas típicas de años secos y pérdidas dentro del stand de plantas", dijo la entidad.

Hasta el jueves, los chacareros argentinos habían implantado el 81% de la superficie prevista para la soja 2010/11, un avance intersemanal de 6,3 puntos porcentuales, pero 10,5 puntos detrás del ritmo del ciclo pasado debido a la falta de precipitaciones.

Con respecto al maíz, "una desigual distribución en lluvias continúa afectando la evolución de los cuadros implantados en fechas tempranas en diferentes regiones", señaló la Bolsa.

Hasta el jueves, los productores sembraron el 87,5% del área prevista para el maíz de uso comercial 2010/11, un avance intersemanal de 1,6 puntos porcentuales, pero 1,1 puntos detrás del ritmo del ciclo 2009/10.

El gobierno estimó la producción de la soja y el maíz del ciclo 2010/11 en 52 millones de toneladas y un récord de 26 millones de toneladas, respectivamente.

En los próximos días podrían verse lluvias en el centro-este de la provincia de La Pampa y el centro y el sur de Buenos Aires, dijo la Bolsa, que añadió que la situación del maíz podría agravarse en varias zonas de no registrarse precipitaciones.

Por otro lado, el organismo calculó la cosecha del girasol 2010/11 de Argentina en 2,7 millones de toneladas, por encima de los 2,15 millones recolectados el año pasado.

"Si bien la disponibilidad hídrica en los inicios del cultivo no fue óptima, luego de variadas precipitaciones logró desarrollar buenos plantíos, prometiendo buenos rendimientos", dijo la Bolsa.

Ya comenzó la trilla de los 1,73 millones de hectáreas sembrados con la oleaginosa y, según el gobierno, la producción de la actual campaña sería de 2,5 millones de toneladas.