Estados Unidos. En los campos de trigo de Kansas, el principal estado estadounidense productor del cereal, hay o abundancia o escasez.

Mientras se hace un reconocimiento de las planicies para evaluar las condiciones de la cosecha de invierno, analistas y productores dicen que habrá una sorprendente variedad, luego de que las lluvias recientes reanimaron brotes en el norte mientras los menos abundantes cultivos del sur se acercan al fracaso en la peor sequía del extremo sur en cuatro décadas.

Pocas veces estuvo en juego tanto en la cosecha de trigo de invierno de Estados Unidos, que suele representar cerca de la mitad de las exportaciones del cereal del país, como en este año.

Una sucesión de desastres climáticos durante los últimos 12 meses agotaron las reservas globales de trigo y la cosecha de verano es fundamental.

Los precios del trigo en Chicago Wc1 bajaron un 4% en la última semana tras un panorama favorable para la cosecha, pero con casi US$7,70 dólares el bushel aun exceden por más de 50% a los precios de hace un año, en una tendencia que ayudó a llevar a los precios globales de los alimentos a máximos históricos.

Si bien están por debajo de su récord del 2008, los precios del trigo podrían trepar nuevamente si la evaluación de tres días hasta el pasado jueves descubre sorpresas desagradables en una cosecha que ya está tasada como la de peor calidad en 15 años.

"Creo que se verá mal en algunos lugares", dijo Ben Handcock, vicepresidente ejecutivo del Consejo de Calidad del Trigo, que organiza la evaluación. "Pero creo que en el centro de Kansas vamos a ver un trigo verdaderamente bueno. No es tan bueno como querríamos, pero creo que vamos a tener buen trigo en algunos lugares", agregó.

El cultivo reseco, que tardó en madurar gracias a temperaturas menores a lo normal, respondió rápido a la reciente humedad en algunas zonas