San José. Costa Rica confía en que su política arrocera convenza a los socios en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y, con ello, se evite una eventual denuncia por los denominados subsidios al grano.

Según Nación.com los representantes de Costa Rica darán las explicaciones en la reunión del Comité de Agricultura de la OMC, en marzo, en Ginebra, Suiza.

Anabel González, ministra de Comercio Exterior, explicó que no espera mayores problemas en el organismo internacional.

Un creciente número de países cuestionó en la OMC la violación de Costa Rica al límite acordado para subsidiar al arroz. El monto máximo es de US$15.5 millones anuales y el año pasado superó los US$100 millones. El subsidio, según la OMC, es por la fijación de precios.

La presión se inició desde el 24 de septiembre del 2010, cuando 34 naciones cuestionaron a Costa Rica en la reunión del Comité de Agricultura.

El gobierno de Laura Chinchilla propone eliminar gradualmente la fijación del valor del cereal y dejarlo libre, según la oferta y la demanda, y espera hacerlo mediante un programa para desarrollar tecnología, semillas y otros factores que eleven la productividad y competitividad de esa actividad.