San José. Costa Rica invertirá alrededor de US$6.400 millones en infraestructura en los próximos cuatro años. Al menos así lo anunció el gobierno de Laura Chinchilla, luego de presentar un plan de proyectos prioritarios para poder financiar la iniciativa.

Un 62% de éste se pagará a través de créditos con organismos internacionales, un 25% a través de concesiones y un 10% a través de fideicomisos de construcción de obra pública, que, según el diario El Financiero de Costa Rica, está pendiente de aprobación en el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif).

Del total de los préstamos US$2.900 millones se utilizaría para la construcción de tres hidroeléctricas (Reventazón, Diquis y Savegre) y la ampliación para una refinadora de petróleo. US$2.200 millones se destinarían para mejorar el sector vial y transporte y otros US$396 millones para el ambiente.

"Cada caso se atiende en función de lo que consideramos se debe tener y algunos proyectos son más costosos como una represa, contra otros como construir casetas de policía", dijo Chinchilla, según publicó El Nuevo Herald.

La presidenta afirmó, además, que mientras no se realicen inversiones el país no podrá crecer en el futuro. Por su parte, el ministro de Hacienda Fernando Herrero, reconoció que para poder hacer frente a la deuda, el gobierno requerirá aumentar la recaudación tributaria en un 2,5% para lo cual presentarán una reforma fiscal que contempla "impuesto a los casinos, el impuesto sobre las sociedades anónimas y una revisión global del sistema tributario”.