Las proyecciones de producción cafetera en Costa Rica cayeron en 12% tras la incidencia negativa de una fuerte temporada lluviosa y la propagación del hongo “ojo de gallo”.

Según Nación.com, la cosecha estimada pasó de un cálculo de 2,17 millones de fanegas (una fanega equivale a un saco de 46 kilos de café beneficiado) en agosto de este año a apenas 1,89 millones de fanegas; la fuente toma como base el último informe del el Instituto del Café de Costa Rica (Icafé).

“Estas cifras indican que ya se perdieron por esas causas 276.577 fanegas. Si ese café se vendiera al precio de US$217,50, cierre de ayer en la Bolsa Mercantil de Nueva York, el sector dejaría de percibir unos US$60 millones”, destaca el periódico costarricense.

Este año se esperaba un ligero repunte de la producción, pero los tres temporales y la propagación del “ojo de gallo” dieron al traste con esa posibilidad.
Los aguaceros causan que el café maduro se caiga de la planta y no permiten que los recolectores ingresen a los cafetales. El “ojo de gallo”, por su parte, ataca las hojas de la planta y el grano.

En el año cafetero 2000-2001 el país alcanzó 31.9 fanegas por hectárea en productividad, mientras que ahora se ubica en alrededor de las 24 fanegas por hectárea.

El sector ya tiene en marcha un plan de renovación de cafetales, mediante el cual se sustituirán 30.000 hectáreas (un 30% del total). El objetivo es volver a elevar la producción a un promedio de 2.5 millones de fanegas anuales.

A los 52.000 cafetaleros registrados en el Icafé les queda el consuelo de los muy buenos precios de este período. La cotización en Nueva York generalmente se mueve en la franja de entre US$120 y US$140 por quintal.