Un incremento al precio de la varilla de hierro y al salario mínimo encarecería aún más los costos para construir unas 41 hidroeléctricas en el territorio nacional.

El vicepresidente de la Asociación Hondureña de Pequeños Productores de Energía Renovable, Jack Arévalo, alertó que ante esta realidad es necesario agilizar el proceso de publicación de estos contratos en el diario oficial La Gaceta, para comenzar el proceso de negociación con la banca privada, local e internacional.

La obra gris representa las dos terceras partes del valor de una hidroeléctrica.

El alza al precio de la varilla de hierro, que entraría en vigencia durante el transcurso del presente mes, oscilaría entre los 10 y 17 lempiras, dependiendo de su diámetro, según fuentes vinculadas a la industria de la construcción.

Arévalo indicó que el incremento al sueldo de subsistencia contribuiría a encarecer el precio de la mano de obra masiva que se requerirá en la apertura de carreteras y en la edificación de estas centrales eléctricas.

Las centrales obreras presionan al gobierno para que en los próximos días fije un ajuste estimado en 15% al salario mínimo vigente, que en la zona urbana es de 5.500 lempiras (US$285,1) y en la rural de 4,055.

De manera reciente se efectuó una reunión entre la AHPPER y los representantes del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) y de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico) para agilizar el proceso de publicación de 41 contratos en el diario oficial La Gaceta.

Los convenios referidos fueron aprobados el 3 de septiembre del presente año por el Congreso Nacional, para generar 600 megavatios de energía limpia.

Arévalo urgió al Poder Legislativo a remitir estos convenios a casa de gobierno para ser sancionados por el presidente Porfirio Lobo y luego publicados en La Gaceta. Las empresas desarrolladoras de los proyectos hidroeléctricos necesitan que los contratos estén publicados en octubre del presente mes en La Gaceta para comenzar a gestionar los créditos con la banca local e internacional.

"Necesitamos unos dos meses para negociar con la banca privada y con los constructores de la obra para luego iniciar en 2011 los trabajos de ingeniería durante la temporada seca", indicó.

El impacto. Según cálculos efectuados por la AHPPER, cada día que se retrasa la construcción de los proyectos de energía renovable se debe importar unos 10,959 barriles de bunker para suplir la demanda eléctrica.

El precio promedio del barril de bunker está estimado en US$70 dólares, que multiplicado por el consumo diario representa una fuga de divisas de US$767,130. "No crea que los socios o las empresa que se dedican a estas operaciones harían hasta lo imposible para que el tiempo transcurra", indicó.

El 70% de la oferta energética en el país es suplida con las plantas térmicas