Ciudad de Guatemala. El cobro de US$15 para la entrada y salida vía aérea de Guatemala, anunciado este sábado por el ministerio de Gobernación, tomó por sorpresa al sector turístico. 

Tras una reunión del ministro de Gobernación, Héctor Mauricio López Bonilla, junto al presidente Otto Pérez Molina y al secretario de la Presidencia, Gustavo Adolfo Martínez, se suscribió un documento en el que se oficializa la medida.

El aumento se comenzará a aplicar desde el 12 de febrero próximo y su principal argumentación en el escrito se basa en la necesidad de financiar programas de seguridad migratoria, para que la Dirección General de Migración cuente con un sistema para el control fronterizo con registros biométricos e información digitalizada de los documentos de personas nacionales y/o extranjeras, que ingresan y egresan del país.

El documento detalla que las innovaciones permitirán confirmar con exactitud la identificación del viajero para garantizar la autenticidad de los documentos de viaje.

Fernando Lucero, vocero de la Dirección General de Migración, explicó que, según registros de esa entidad, en los últimos cinco años no se cobraba ningún impuesto de seguridad y que el que ahora se cobrará financiará la compra del equipo para este fin.

Bruno Mertins, gerente general de la agencia de viajes Turansa, manifestó que la medida no solo encarecerá el precio de los boletos desde y hacia Guatemala, sino restará competitividad al sector. 

La Asociación Guatemalteca de Líneas Aéreas, la Cámara de Turismo y el Instituto Guatemalteco de Turismo mostraron sorpresa y aseguraron desconocer el nuevo cobro.