La demanda global de café se espera que siga trepando y ni siquiera el hecho de que los precios del grano se duplicaron en los últimos 12 meses fue suficiente para reducir la sed de los consumidores por la bebida.

Estilos de vida más acelerados en China y otras economías de Asia donde hay un fuerte crecimiento económico ayudaron a mantener el consumo de café en una tendencia firmemente alcista.

La Organización Internacional del Café (ICO) estima que el consumo global de café subió un 2,4%, a una cifra sin precedentes de 134 millones de bolsas de 60 kilos en el 2010 y ve la persistencia de la tendencia hacia arriba a pesar del alza de los precios.

"No hay un impacto (de los precios altos) en términos de reducción en la demanda. La demanda continúa siendo muy dinámica", dijo Denis Seudieu, economista en jefe de la ICO.

"Basamos nuestras estimaciones en lo que pasó en los últimos 10 años y la tasa de crecimiento promedio es 2,5% por año. Creemos que esa tendencia continuará", agregó.

No se espera una disminución en el crecimiento de la demanda en China, donde el café se toma principalmente en cadenas de cafeterías o en restaurantes.

"El consumo de café es una costumbre, y la gente que se acostumbra al café molido no cambiará (esa costumbre) sólo por los precios", dijo Fu Jingya, secretario general de la rama cafetalera de una asociación de comercialización china.

John Culver, presidente de Starbucks dijo este mes que la cadena de cafeterías más grande del mundo planea para el 2015 triplicar con creces sus cafés en China continental, desde las 450 actuales a 1.500.

Un alza de precios tampoco detuvo a consumidores en India aunque algunas variedades sustituyeron el costoso café arábigo con suministros más baratos de robusta.

"No notamos disminuciones significativas en la demanda. El único cambio sería un mayor uso de robusta en las mezclas para contrarrestar los precios más altos del arábigo suave", dijo Sahadev Balakrishna, presidente de la Asociación de Productores de Karnataka.