Panamá. La suspensión del principal proyecto de la ampliación del Canal de Panamá cumple este lunes su decimotercer día con la expectativa de que mañana la administración de la vía interoceánica adopte decisiones definitivas sobre el futuro de las obras.

El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano, habló la semana pasada de un virtual acuerdo con el consorcio desarrollador de las obras, liderado por las empresas Sacyr, de España, e Impregilo, de Italia, y dijo que solo faltaba el visto bueno de la aseguradora Zurich, garante del proyecto, que debe convertir en aportes líquidos una fianza de US$400 millones.

"Las negociaciones tienen que terminar a más tardar el próximo martes", dijo Quijano el pasado miércoles ante el pleno del Parlamento, tras afirmar que la ACP y el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) "en principio" habían logrado "un acuerdo que puede dar resultados", aunque existían detalles que pulir y faltaba plasmarlo en papel.

Fuentes de la ACP dijeron este lunes que ese ente autónomo del Estado se mantiene "atento a cómo se van moviendo las cosas" y que este lunes sus autoridades no tenían programado ningún pronunciamiento sobre la supuesta fecha límite de este martes.

Por su parte, fuentes cercanas al GUPC aseguraron que este martes "no es una fecha límite" para las negociaciones, y que en todo caso es Zurich la que debe pronunciarse.

La crisis en el proyecto de construcción de las nuevas esclusas del Canal de Panamá, que permitirán el paso de barcos con hasta 12.600 contenedores, casi el triple de lo actual, deriva de que el consorcio alega que se quedó sin flujo de caja por "sobrecostes" de la obra que cifra en más de US$1.600 millones.

La ACP no acepta los supuestos costes extraordinarios por "desproporcionados y no sustentados", e insiste en que sean las instancias internacionales previstas en el contrato vigente las que decidan quién tiene la razón.

La semana pasada ante el Parlamento, Quijano aseguró que la "solución" del conflicto pasaba porque Zurich pueda aportar "la inyección" monetaria necesaria "para poder cofinanciar" el cerca del 30% que falta de la obra.

De concretarse el acuerdo, incluida la inyección de liquidez por parte de la aseguradora, las obras suspendidas desde el pasado 5 de febrero podrían reanudarse muy rápidamente, en cuestión de días, según explicó Quijano ante los diputados.

Reveló que los acuerdos virtualmente alcanzados por las partes se basaban en una propuesta que establece que la ACP otorgará un adelanto adicional de US$100 millones.

El GUPC aportará otros 100 millones, a los que se sumarán los 400 millones de Zurich, además de una moratoria a la devolución de otros adelantos ya entregados por el Canal al consorcio, que totalizan US$784 millones.

Quijano precisó que, en caso de que se concrete el acuerdo con el consorcio, la culminación de la ampliación de la vía se retrasará al menos hasta diciembre de 2015 y le traerá a la ACP un "lucro cesante" de más de US$95 millones.

La construcción del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá debía estar lista por contrato en octubre próximo, pero el año pasado el GUPC anunció un retraso para junio de 2015.

En caso de que el acuerdo no se logre y la ACP tome las obras, el retraso sería mayor, afirmó Quijano sin precisar el tiempo, y traerá un costo adicional a los 3.118 millones establecidos en el contrato que llegaría a los "US$400 millones", exactamente el monto del seguro en manos de Zurich.

El GUPC se adjudicó en 2009 el proyecto de la construcción del tercer juego de esclusas por su oferta de US$3.118 millones, y el proyecto registra cerca de 70% de avance.

La Autoridad del Canal de Panamá ha dicho que ha pagado al consorcio US$2.831 millones, 784 en anticipos reembolsables, además de al menos 160 millones en costos extra.