Tegucigalpa, Honduras. Mientras el gobierno brinda un compás de espera para aplicar un nuevo pliego tarifario vigente por cinco años, el Colegio Hondureño de Economistas (CHE) y sindicalistas estiman que la privatización de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) traerá consigo el aumento en el recibo eléctrico mensual.

La Ley General de la Industria Eléctrica fue discutida y aprobada por el Congreso Nacional en un solo debate y durante la última sesión realizada el lunes durante la cuarta legislatura.

En este sentido, la Comisión Nacional de Energía (CNE) postergó la publicación del nuevo pliego tarifario de la ENEE que debería entrar en vigencia a partir del presente mes, ante la aprobación de esta normativa.

Por su parte, el gerente de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, Emil Hawit, informó que la CNE tiene este pliego tarifario, sin embargo, que ante la aprobación de esta nueva normativa se postergará por un tiempo su aplicación.

“Queremos ver, primero, cómo se comenzará a trabajar con esta ley que es beneficiosa para toda la población del país”, indicó el funcionario, quien a finales de 2013 estimó que el alza a las tarifas sería de 9% y que el ajuste por combustible debía tener un alza de 6%”.

Para Napoleón Soto, presidente de la Comisión Nacional de Energía, la realidad del sector eléctrico del país cambió con la aprobación de esta normativa mediante la cual se derogan la Ley Marco del Subsector Eléctrico, vigente desde la primera mitad de la década de los 90.

Según el funcionario en el nuevo pliego tarifario, se tiene que tomar en cuenta el tema de los tres fideicomisos que fueron aprobados el año anterior.

El 17 de mayo del año anterior el Congreso Nacional adjudicó por 30 años a Banco Continental el fideicomiso para los servicios de iluminación pública, al Banco Ficohsa el fideicomiso para la distribución y flujo financiero y a Banco Atlántida el fideicomiso para la transmisión, despacho y flujo financiero.

Además, se tomó en cuenta un cuarto fideicomiso que fue adquirido por estas entidades financieras para cobrar los pagos de energía que realizan los generadores térmicos. Estos bancos adquirieron, también, unos US$210 millones en bonos emitidos por la ENEE para honrar esta deuda.

¿Viene alza de tarifas? Para el presidente del Colegio Hondureño de Economista (CHE), Roldán Duarte, es afirmativa esta respuesta debido a la normativa que fue aprobada en la cámara legislativa.

Por su parte, el gerente de la ENEE es del parecer que él no puede garantizar que el precio de la energía eléctrica dejará de sufrir variaciones, pero recomendó esperar.

Menos optimista se mostró el presidente del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Stenee), Miguel Aguilar, quien reiteró que están en contra de este acto de privatización de la empresa estatal más grande de Centroamérica.

“Los costos de operación y las pérdidas que en este momento absorbe la ENEE serán transferidos vía tarifas por cada uno de los operadores de los fideicomisos”, indicó.

En este sentido, cuando un vehículo perteneciente a la nueva empresa que se fundará en Honduras vaya a realizar una reparación y utilice un metro de cable, el costo, tanto del combustible como del material eléctrico, le será cobrado a los consumidores.

Al respecto, el gerente de la ENEE dejó claro que los consumidores deben pagar el precio real de la electricidad. Sin embargo, dijo que los clientes de la ENEE deben comprender que este proceso se realiza para disminuir de una manera significativa el porcentaje de pérdidas técnicas y el hurto de energía, que en total ascienden a un 30%, equivalente a más de 4.000 millones de lempiras (US$196,2 millones), a diciembre de 2013.

El Heraldo conversó con un funcionario internacional que prefirió que no se revelara su identidad, quien dijo que un 12% de estas ineficiencias pueden ser achacadas a razones técnicas y el resto, un 18%, es producto no solo del hurto, sino de la ENEE, que carece de medidores y capacidad de cobro. Sin embargo, es del parecer que esta ley evitará que la ENEE deje de reportar elevadas pérdidas financieras al ponerse en marcha estos tres fideicomisos.En el Congreso Nacional se determinó que esta normativa entrará en vigencia 45 días después de su publicación en el diario oficial La Gaceta.

Para el gerente de la ENEE, ahora que están aprobados estos fideicomisos, resta que los bancos fiduciarios lancen un proceso de licitación pública internacional para contratar a las empresas que operarán por 30 años el sistema de iluminación pública, distribución y generación.

La ley. El artículo número 18 de esta ley indica que las tarifas reflejarán los costos de generación, transmisión, distribución, operación del sistema y demás costos de proveer el servicio eléctrico aprobados por la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (CREE).

Las tarifas, continúa el texto, serán estructuradas de manera que promuevan el uso eficiente de la energía eléctrica.

En ningún caso se trasladarán al consumidor final, vía tarifas, las ineficiencias operacionales o administrativas de las empresas públicas, privadas o mixtas del subsector eléctrico, sean éstas de generación, transmisión o distribución. 

Con base en los principios establecidos en este capítulo, el reglamento desarrollará el método detallado para los cálculos de tarifas y establecerá los plazos y procedimientos para los estudios, así como los valores de los parámetros a utilizar en los cálculos. Las tarifas no deberán cargar a una categoría de usuarios costos atribuibles a otra categoría. 

Cuando el Estado decida subsidiar a los consumidores de bajos ingresos, deberá hacerlo sin alterar las tarifas y sin afectar las finanzas del subsector eléctrico.