Asunción. El Banco BBVA envió a inicios de mayo último, un par de notas a la Industria Nacional de Cemento (INC) solicitando el pago de un préstamo que la entidad bancaria hizo a la cementera por un total de US$3 millones. El crédito se hizo correr a través de la cuenta Nº 2102019292 a nombre de la cementera y se desembolsó dicha suma el 7 de abril pasado.

Según lo pactado, el préstamo tendría una duración de apenas 30 días, con un interés del 9% sobre el monto otorgado.

La INC pidió informes al banco sobre este préstamo, teniendo en cuenta que dicho dinero no figura actualmente en el sistema presupuestario de la entidad. Ni siquiera existe un pedido de ampliación presupuestaria o pedido de financiamiento por parte de la INC al Ministerio de Hacienda.

Esto último lo confirma el propio encargado de Despacho de la Dirección General del Tesoro Público, Roberto C. Enrique, mediante una nota enviada a la cementera. En este documento, el funcionario asegura que no existen pedidos o solicitudes de autorización por parte de la INC para la gestión y obtención de algún tipo de financiamiento bancario. Por lo tanto, con esto no se puede tener la autorización correspondiente del Ministerio de Hacienda para que la INC haga esa operación, afirma Enrique en su texto.

La propia Contraloría, en su informe enviado el pasado jueves 16 de junio a la cementera y que fue pedido por las autoridades de la misma, confirma que el ingreso de ese préstamo puede considerarse irregular, ya que no cuenta con la autorización de Hacienda para financiar el pago posterior del crédito.

El informe del ente de control habla igualmente de lo que establece el Art. 38 de la Ley Nº 1535/99 “De la Administración Financiera del Estado”, que en su parte pertinente dice claramente que las entidades descentralizadas deberán tener autorización del Ministerio de Hacienda para acceder a préstamos de corto plazo, además de que cada préstamo debe estar fijado en el presupuesto anual.

Asimismo, el documento de la Contraloría señala que los funcionarios que aparecen como responsables de este caso pueden asumir causas penales, de confirmarse una operación que afecte los intereses de la entidad pública.

Ayer el ex titular de la INC, Optaciano Gómez Verlangieri, quien reconoció que el préstamo de US$3 millones con el BBVA, así como otros créditos que sacó la cementera bajo su gestión, no tenían autorización del Ministerio de Hacienda. “Yo eso lo que te puedo asegurar, no teníamos la autorización de Hacienda”, confesó Gómez Verlangieri ayer.

“La verdad que yo no sé muy bien sobre esos manejos financieros, yo estaba en la parte Ejecutiva pues... pero no creo que se haya hecho préstamos irregulares”, agregó el ex titular de la INC. Según Gómez Verlangieri, estos préstamos contaban con la anuncia de la asesoría jurídica del ente y lo hicieron en varias oportunidades.