Blind Bay, EE.UU. La petrolera británica BP, acusada  por el gobierno de Estados Unidos de no compartir información oportuna sobre el derrame de petróleo en el Golfo de México, seguía adelante este viernes con sus esfuerzos por contener el crudo que mana hacia el mar.

La presión para actuar es enorme, luego de que imágenes de televisión del petróleo que cubre las marismas de Luisiana subrayaron la gravedad de la situación y generaron preocupación pública por la catástrofe, manteniéndola en lo alto de la agenda de Washington.

"Es deprimente, por cierto. Esto es lo que estábamos esperando que no ocurriera", dijo Randy Lanctot, director ejecutivo de la Federación de Vida Silvestre de Luisiana.

Un crudo de color rojo profundo cubría kilómetros de la costa junto al extremo sur del delta del río Mississippi, un presagio de lo que muchos temen en Luisiana que será una presencia mucho más devastadora.

En algunos lugares, una espesa mancha aceitosa ingresó a ensenadas y se depositó en medio de las marismas, mientras que en otras partes una brillo multicolor de petróleo flotaba frente a la costa, sugiriendo que más crudo pronto alcanzará a las islas que están a nivel del mar.

En una clara señal de la creciente frustración con el manejo de BP del creciente desastre ambiental, el gobierno acusó a la firma de ser poco transparente sobre la situación, mientras que una importante legisladora dijo que sus acciones equivalen a un "encubrimiento".

"En respuesta a este derrame de petróleo, es fundamental que todas las acciones se realicen de manera transparente, con todos los datos e información relacionados con el derrame a disposición del gobierno de Estados Unidos y del pueblo estadounidense", dijeron la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, y la administradora de la Agencia de Protección del Medioambiente, Lisa Jackson.

En una carta dirigida al presidente ejecutivo de BP, Tony Hayward, agregaron que a pesar de que la empresa dice estar haciendo esfuerzos para mantener al público y al gobierno informados, "esos esfuerzos, hasta la fecha, se han quedado cortos, tanto en su alcance como en su eficacia".

La carta fue divulgada luego de acusaciones de que BP no informó todo lo que sabía sobre el alcance de los daños y la cantidad de crudo que fluye sin control luego de la ruptura y hundimiento de una de sus plataformas en el Golfo de México.

Legisladores citan encubrimiento. Las acciones de BP cerraron 1% al alza el jueves, pero los mercados ya han restado unos US$30.000 millones al valor de mercado de la compañía tras la explosión el 20 de abril de la plataforma Deepwater Horizon, que dejó 11 trabajadores muertos.

BP Plc dijo el jueves que está capturando ahora cerca de 5.000 barriles (795.000 litros) por día del crudo derramado, el total de lo que ha estimado como fuga diaria. El miércoles BP precisó que estaba recogiendo 3.000 barriles.

"El crudo que se está fugando (...) visiblemente ha declinado hoy", dijo el portavoz de BP Mark Proegler luego de que la compañía anunció que una tubería de 1,6 kilómetros estaba conteniendo la mayor de las dos filtraciones del pozo.

Sin embargo, un video en directo del derrame, entregado por BP, mostró una columna negra de crudo aún fluyendo en las aguas profundas.

BP ha estado calculando la fuga en unos 5.000 barriles por día (bpd), pero científicos y el gobierno han cuestionado esa cifra.

Científicos que han analizado el video del petróleo que se escapa del pozo en el fondo del mar han estimado el volumen real de la filtración en alrededor de 70.000 barriles (11 millones de litros) por día.

"Eso simplemente no funciona", dijo a la cadena CNN la senadora Barbara Boxer, quien dirige la Comisión de Medioambiente y de Obras Públicas, mientras observaba el video de BP. La demócrata de California denunció un "encubrimiento" del tamaño real de la marea negra.

BP también está luchando en otros frentes luego de que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos le ordenó identificar dispersantes más seguros para el viernes que podrán ser usados para contener el derrame.

Adicionalmente, una demanda fue presentada el jueves en la Corte Superior del estado de Alaska en Anchorage, denunciando que BP no siguió las reglas y procedimientos de seguridad en el Golfo y en sus operaciones en las región del North Slope en Alaska.