El aumento del suministro de materia prima para los plásticos que ambiciona la industria petrolera, comieza a ser desafiada por las empresas que fabrican envasados a partir de plantas en lugar de combustibles fósiles.

La Asociación Europea de Bioplásticos en Berlín, cuyos miembros incluyen a Cargill Inc. y Mitsubishi Chemical Holdings Corp, ha informado que el uso de bioplásticos hechos de caña de azúcar, madera y maíz podría crecer en al menos un 50% en los próximos cinco años, publica El Espectador, citando a Bloomberg.

Para Pieterjan Van Eytvanck, consultor sénior en Wood Mackenzie, un grupo de investigación enfocado en la industria petrolera, los bioquímicos y bioplásticos pueden erosionar una parte de la demanda por petróleo, "así como el reciclaje puede erosionar la demanda general por plástico virgen”. 

BASF SE, el gigante químico alemán, y la papelera finlandesa Stora Enso Oyj, ya entraron en el negocio para satisfacer la demanda de clientes como Coca-Cola Co. y Lego A/S.

Saudi Arabian Oil Co., Exxon Mobil Corp., Royal Dutch Shell Plc y Total SA están expandiendo sus negocios en el plástico, según la AIE.

En la actualidad, los bioplásticos representan alrededor de un 1% del mercado de plásticos, según la organización de la industria con sede en Europa. Los mayores productores incluyen a Braskem S.A con base en Sao Paulo, NatureWorks LLC en Estados Unidos, y Novamont SpA en Italia.

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), el crecimiento en el mercado de plásticos podría impulsar la demanda de petróleo. Los cálculos de Bloomberg Intelligence, estima que se requiere de alrededor de 8,5 barriles de gasolina, para producir la tonelada de etileno necesario para 160.000 bolsas plásticas.

“Los petroquímicos tendrán un lugar central en el cambio de la demanda de petróleo”, dijo el analista de AIE, Tae-Yoon Kim. “Por ello los principales actores de la industria se están enfocando tanto en petroquímicos”.

Saudi Arabian Oil Co., Exxon Mobil Corp., Royal Dutch Shell Plc y Total SA están expandiendo sus negocios en el plástico, según la AIE.