Guayaquil. En medio de las críticas del sector bananero, que reclama el pago del precio oficial de la caja de la fruta (US$5,50) y que se respeten los contratos firmados, renunció el subsecretario de Agricultura, Rafael Guerrero Burgos.

La dimisión la presentó el pasado lunes y coincide con la visita que realizó ese día el ministro de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap), Stanley Vera, quien mantuvo reuniones con los representantes de los sectores de banano, arroz y maíz.

Guerrero Burgos asumió la Subsecretaría del Magap hace dos años y los problemas con los productores aumentaron en diciembre pasado cuando se aprobó la Ley del Banano, la cual establece que todo exportador debe pagar el precio oficial a través del Sistema de Pagos Interbancarios (SPI) del Banco Central y respetar los contratos para la exportación.

Pero eso no se cumplió y los productores de la fruta aumentaron los reclamos, por lo que el presidente Rafael Correa ordenó que la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain) intervenga por dos meses (abril y mayo) a la Subsecretaría de Agricultura del Litoral e investigue las denuncias de irregularidades en esa dependencia.

Dicho informe determinó que el 30% de las 140 exportadoras de banano del país no pagó el precio oficial del guineo a los productores.

Además, que 72 compañías no cancelaron mediante el SPI y de ellas solo se sancionó a nueve, otras 63 presentaron como justificativos cheques y facturas, documentos que –según Guerrero– nunca fueron aceptados porque esas exportadoras sí pagaron a través del sistema, solo que los bancos no habían emitido el informe a tiempo.

El exsubsecretario también fue cuestionado por un supuesto nepotismo, ya que es tío de Rafael Burgos Pazmiño, quien desempeña las funciones de jefe de inspectores de la Unidad de Banano.

La renuncia de Guerrero Burgos se da en medio de la crisis que enfrenta el sector por la caída de los precios internacionales de la fruta, por lo que se encuentran a la espera de una declaratoria de emergencia.