La idea de volver a las medidas de racionamiento y exigencias de ahorro eléctrico en Venezuela están tomando cada vez más cuerpo.

Esta vez, el presidente de la Comisión de Energía de la Asamblea Nacional, Luis Acuña, aseguró que se está estudiando la aplicación de un plan coordinado por el ministerio de Energía, en el cual está previsto retomar algunas medidas que fueron aplicadas en 2010.

Desde la visión del diputado oficialista no se trata de racionamiento. "Estamos hablando de medidas que permitan la eficiencia. Eficiencia es una cosa, ahorro es otra", dijo Acuña a la agencia de noticias AVN.

De hecho, pese a que el ministro de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez Araque, dio por concluida la emergencia eléctrica aplicada tras la crisis que vivió el sector entre finales de 2009 y mediados de 2010, hace un par de semanas advirtió que el consumo eléctrico estaba superando los niveles deseados, por lo que se vería en la necesidad de aplicar nuevas medidas de control y racionamiento si fuere necesario.

La advertencia al parecer se convertirá en un hecho. Analistas consideran que el consumo ha repuntando, por diversos motivos, como elevadas temperaturas, y en alguna medida la reactivación industrial.

No obstante, para analistas la verdadera razón de las amenazas de un nuevo esquema de racionamiento obedecen a la inestabilidad que persiste en el sistema a escala nacional, en sus tres vertientes, generación, transmisión y distribución.

La parada de Termozulia I, por falta de gas, según el analista Ciro Portillo, lo puso en evidencia. Sostiene que la paralización de esa termoeléctrica obedece no a la falta de gas, sino de falta de diesel en los contenedores de la planta. "Es una planta dual diseñada para operar o bien con gas o bien con diesel, la pregunta es dónde está el diesel", se preguntó.

Colombia debió suspender los envíos de gas a Venezuela a consecuencia de una explosión que dejó fuera de uso el gasoducto binacional, Antonio Ricaurte.

Caracas privilegiada. Los anuncios de paradas programadas del servicio eléctrico en la región capital encubren la inestabilidad con la que está operando el sistema en la zona, asegura el analista del entorno eléctrico y ex funcionario del Gobierno, Víctor Poleo.

Ayer Corpoelec suspendió las paradas programadas en la Gran Caracas, Vargas y Miranda. La decisión busca minimizar los racionamientos ocasionados por la falta de gas en la planta Termozulia I que impacta el suministro eléctrico Nacional.

Poleo explica que los planes de mantenimiento son normales en todas las empresas prestadoras de este servicio. Sin embargo, considera que la Corpoelec arreció el número de paradas en función de racionar la electricidad de manera encubierta.

"Nunca antes fue necesario efectuar tantas paradas programadas. Se hacían, pero espaciadas, de forma ocasional, su duración era breve, y se acostumbraba a que fueran en horas nocturnas", sostuvo Poleo.

Caracas que se autoabastecía, desde antes de la crisis del sector (a fines de 2009) se vio en la necesidad de usar energía de Guri, por la vulnerabilidad del servicio, además de su merma en la capacidad de generación.

Voceros de la industria señalan que la región capital demanda del Guri entre 500 y 800 megavatios diarios, pero en ocasiones ha llegado a necesitar hasta 1.000 megavatios, corriéndose el riesgo de tumbar el sistema.

La región capital consume entre 1.500 a 1.900 megavatios diarios, pese a haber alcanzado en años anteriores hasta 2.000 megavatios de demanda.

Las fuentes indican que uno de los elementos que evidencia la inestabilidad del sistema capitalino, es la situación en la que se encuentra la planta termoeléctrica Josefa Joaquina Sánchez, ubicada en Tacoa, estado Vargas.

Señala que esta planta, no dispone de unos 850 megavatios, cifra alarmante al considerar que su capacidad nominal de generación es de 1.200 megavatios.

Corpoelec sin embargo, previo a la larga lista de las zonas que se verán afectadas en la semana, escribe en su portal de la Electricidad de Caracas: "Le informamos a nuestros usuarios, que las paradas temporales del servicio eléctrico son necesarias para realizar trabajos de mantenimiento, ampliación de la red e instalación de nuevos equipos".

Además de las áreas sujetas al programa, en la web se establecen los horarios de corte que contemplan espacios variables que van desde ocho a tres horas básicamente en horas diurnas.

Termozulia bajo lupa

Las reparaciones del gasoducto binacional entre Colombia y Venezuela, Antonio Ricaurte, siniestrado el domingo pasado, aún no han logrado superar los daños causados por una explosión que suspendió el suministro de gas a la planta eléctrica Termozulia, dijeron fuentes del sector. "Se desconoce cuando se restablecerá, por parte de Colombia, la entrega de gas a la termoeléctrica", agregó.

Mientras tanto, Corpoelec se ha visto en la necesidad de aplicar un plan de racionamiento que afecta a diversas zonas del país, por lo que la critica a la situación no se ha hecho esperar.

Conocedores del tema y fuentes de la industria eléctrica consideran que el racionamiento no es más que una muestra de la inoperancia frente a las contingencias.

El problema radica en que el combustible alternativo al gas, el diesel no se tiene en cantidades suficientes, por lo que activar el uso inmediato de la opción es imposible, comentaron conocedores del sistema eléctrico zuliano.