La Habana. La falta de financiamiento, reformas inadecuadas y la burocracia están socavando los esfuerzos para incrementar la producción de alimentos en Cuba, dijeron esta semana agricultores y expertos locales.

Un informe oficial mostró cómo la producción de la mayoría de los productos del agro en el 2010 resultó menor que los rendimientos obtenidos hace cinco años atrás.

El presidente cubano, Raúl castro, está enfocado en aumentar la producción de alimentos en busca de sustituir importaciones y abastecer una industria de servicios agroalimentarios como una prioridad desde que asumió el poder en reemplazo de su hermano enfermo en el 2006.

Pero con la excepción de algunos artículos, el programa para la sustitución de importaciones ha arrojado pocos resultados hasta ahora.

En el 2010 los cultivos de patatas, los tubérculos como la malanga y la yuca, bananas, hortalizas, maíz, frijoles y frutas registraron niveles por debajo de lo que eran en el 2005, según el informe publicado por la estatal Oficina Nacional de Estadísticas en su sitio web ((www.one.cu/ aec2010/datos/9.9.xls).

Los cultivos de exportación, incluyendo el azúcar, el café, el tabaco y los cítricos estuvieron también por debajo de los niveles del 2005 y también la carne de cerdo, considerada la favorita de los cubanos.

Hubo incrementos en el arroz, leche y los huevos, así como en la ganadería y en los índices de las aves, según las estadísticas.

Cuba importa entre el 60% y 70% de los alimentos que consume aunque aún se mantienen enormes franjas de tierras ociosas estatales sin cultivar.

"El Gobierno se está moviendo demasiado lento para implementar las reformas que en muchos casos son medidas a medias en primer lugar", dijo un experto en temas agrícolas que prefirió mantenerse en el anonimato.

Castro ha descentralizado la toma de decisiones, abrió un mayor espacio para que los agricultores vendan directamente a los consumidores, puso en arriendo tierras ociosas en usufructo para quienes decidan cultivarlas y el Estado está pagando más por sus productos.

Monopolio Estatal. Sin embargo, el estado aún monopoliza la distribución de los alimentos y el suministro de los insumos agrícolas que es crítica a pesar de las quejas de los agricultores y los consumidores, dijo el experto que señaló que sólo el 10% de los alimentos es vendido por los campesinos en el mercado libre.

Ahora solamente los bancos estatales han comenzado a ofrecer algunos pequeños créditos a los nuevos agricultores, así como millones de dólares en microcréditos ofrecidos por terceros países como España, están siendo bloqueados debido a la insistencia de las autoridades de que el flujo de dinero a través de un sistema estatal que no puede garantizar la utilización final de las cuentas.

"Con la tierra sola no haces nada. Necesitas agua pues las lluvias se sabe no garantizan y la mejor prueba es este año. Por lo menos tienes que hacer un pozo, instalar un molino de viento, montar sistemas de regadío y tener equipos e insumos para trabajar, y todo eso cuesta dinero", dijo Ernesto, un agricultor de Camagüey, a unos 530 kilómetros al este de La Habana.

"Si de verdad queremos producción en la agricultura, hay que enfrentar estos problemas de manera integral y no seguir dándole hilo al cometa", dijo.

El Ministerio de la Agricultura ha concedido hasta el momento 128.000 contratos de arrendamiento que cubren 1,2 millones de hectáreas, con otras 700.000 hectáreas que están ofreciendo para cultivar, dijo el experto local.

El especialista añadió que por lo menos el 30% de las tierras concedidas aún no se habían limpiado y puestas a producir, en tanto gran parte del resto produce poco debido a la falta de financiamiento y suministros.

"Hace tres años el Gobierno comenzó a arrendar tierras ociosas del Estado, pero sólo ahora están preparando cambios para aumentar el tamaño de las parcelas, prolongar el tiempo de arrendamiento financiero, permitir la construir casas en las propiedades y anunciar otros cambios. ¿Qué les llevó tanto tiempo?", preguntó el experto.