Ciudad de Panamá. El gobierno de Panamá anunció medidas obligatorias para el ahorro energético en todo el país aduciendo una "prolongada temporada seca" que ha afectado los embalses de las hidroeléctricas.

Con esto se repite la situación vivida en Panamá en el verano del 2013, que se dio la misma situación que llevaron a medidas obligatorias de ahorro.

La situación energética en Panamá ha preocupado al sector y al gobierno debido al bajo nivel de los lagos que abastecen las represas de las hidroeléctricas más importantes del país y lo cercano que se encuentra la demanda de la oferta.

Y se busca tratar de evitar que se llegue a los racionamientos, que de acuerdo con los cálculos de la Cámara de Comercio e Industrias en el caso de que las autoridades tuvieran que ordenar apagones programados, la economía nacional dejaría de percibir aproximadamente US$1,3 millones por cada hora de racionamiento.

De acuerdo con el ministro de la presidencia, Roberto Henriquez, se necesita ahorrar 200 megawatts.

Las medidas regirán a partir de este jueves 10 de abril en las oficinas del gobierno central, las instituciones autónomas, semiautónomas, órganos Judicial, Legislativo, y todo el sector privado dedicado a las actividades comerciales e industriales.

Las medidas son las siguientes:

1. Apagar los acondicionadores de aire en el horario comprendido de once de la mañana (11:00 a.m.) a tres de la tarde (3:00 p.m.), mientras dure la condición de Alerta de Racionamiento decretada por el Centro Nacional de Despacho (CND).

2. Ajustar los acondicionadores de aire a una temperatura no menor a los 24 °C, en los momentos que se permita su utilización.

3. Declarar el autoabastecimiento en todo el territorio panameño, durante todas las horas posibles del día, y obligatoriamente en las horas de mayor demanda entre once de la mañana (11:00 a.m.) a tres de la tarde (3:00 p.m.).

4. Encender los letreros luminosos, luces nocturnas decorativas en edificios, estacionamientos y monumentos, como máximo, en horario de seis de la tarde (6:00 p.m.) hasta las diez de la noche (10:00 p.m.).

5. Disminuir la iluminación en las áreas de poco uso o de poca frecuencia, y asegurarse de que todo equipo consumidor de energía eléctrica que no sea necesario quede debidamente apagado al terminar labores.

De estas medidas se exceptúan los centros educativos, de salud y el Metro de Panamá, por la naturaleza del servicio que prestan. También, aquellos establecimientos comerciales que opten por autoabastecerse mediante generación propia.