El presidente de la Asociación de Empresarios Cristianos (ADEC), Ing. Luis Fretes Schinini, criticó duramente el fallo judicial, de primera instancia, que condenó a Petrobras Paraguay a pagar una “indemnización” de US$18 millones a una empresa local, por supuesto incumplimiento de contrato.

Al respecto, Fretes Schinini manifestó que “preocupa seriamente” el fallo en el caso Compañía Paraguaya de Asfalto (Compasa) contra Petrobras, “por los gruesos errores procesales” que dejan indefenso a una compañía que invierte en Paraguay, sin respetar siquiera los tratados internacionales. “Se demuestra una vez más que las empresas que invierten en el país no cuentan con un sistema de justicia que les garantice la seguridad jurídica”, alertó el presidente de ADEC.

Añadió que es llamativo que los grandes casos en la justicia paraguaya no se manejen de acuerdo a un Código Procesal, sino más bien según la conveniencia sospechosa de montos siderales de indemnizaciones, que ninguna relación tienen con los hechos analizados por la justicia. “Es como que la ley se va acomodando para que un fallo salga en una determinada dirección, que afecta sobremanera los derechos de empresas y compañías y pone en riesgo la posibilidad de que el país pueda recibir inversiones, no solo de las empresas internacionales, sino de las propias empresas nacionales”, advirtió.

Agregó que este caso no ha conocido el proceso solo a través de la compañía afectada, sino que ha accedido a dictámenes de estudios jurídicos independientes que demuestran que bajo ningún punto de vista se debió establecer una suma como esa, que es desde donde se lo mire “escandalosa y risible”.

Dijo que una compañía que corta un contrato porque no le pagan US$ 250.000 y termina con fallo contrario de una jueza teniendo que pagar US$18 millones, “es realmente preocupante”, expresó el dirigente.

Según la ADEC, la justicia paraguaya tiene un “déficit muy grande” que termina perjudicando las posibilidades de desarrollo socioeconómico del país. “Esperamos que los tribunales de apelación, en este caso, antepongan de una vez por todas el derecho y la justicia en las decisiones que se deben tomar”, subrayó.

El fallo fue dictado por la jueza de Primera Instancia Julia Alonso, en el caso Compasa contra Petrobras Distribuidora, cuyo perito, inclusive, pidió una indemnización de US$ 45 millones. En Petrobras no pueden creer que una firma que facturaba apenas alrededor de US$ 40.000 al año lograra una sentencia judicial por US$ 18 millones.