Lima. De "totalmente sesgadas y políticas" calificó el ex presidente de Petroperú, Róger Arévalo, a las críticas formuladas por la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep) a los acuerdos firmados por la empresa estatal con Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa).

"No sé por qué el presidente de la Confiep (Alfonso García Miró) toma posiciones extremas al criticar con adjetivos y en forma muy política los acuerdos, cuando él es un representante de un gremio empresarial", dijo.

Arévalo consideró que nadie va a tomar irracionalmente una decisión de ir a perforar un pozo a Venezuela, cuando no se tiene la capacidad para hacerlo.

“Petroperú puede asociarse, sí, ir aprendiendo, ganándose alguito para fortalecerse", sostuvo.

"Se critica la posibilidad de que un funcionario del Estado, en este caso de Petroperú, vaya a destinar recursos del pueblo peruano a pozos petroleros de Venezuela. Eso no es posible", aseveró.

El también catedrático manifestó que sólo el que no conoce del manejo de la empresa pública puede decir ese tipo de cosas, "lo que normalmente nos lleva a que somos sesgados en las opiniones, nos vamos hacia juicios de valor políticos al extremo, izquierda o derecha, cuando la racionalidad económica empresarial ya no está en esos extremos".

Además, refirió, se coloca el sambenito de que el modelo del presidente Hugo Chávez sería perjudicial para nuestro país.

"Inmediatamente a un convenio empresarial, que viene de la esfera de Chávez, se le ataca. Se ha ido demasiado lejos".

Decisión. En diálogo con el Diario Oficial El Peruano, el experto en temas de hidrocarburos y energía destacó también la necesidad de que Petroperú se fortalezca y desarrolle en el tema empresarial.

"Si queremos contar con una empresa sólida en Petroperú, es necesario, en primer lugar, fortalecer su capital humano y organización, e incorporar legiones de gente joven, técnicos, volver a formar expertos en petróleo", enfatizó.

Para tal fin, Arévalo planteó la salida: la alianza público-privada. "Petroperú puede poner sus conocimientos del Estado, su manejo administrativo, para ir incorporando técnicos, pero sobre la base del aprovechamiento de la transferencia tecnológica y la experiencia nueva que traigan las empresas particulares".

Capacidad. En este aspecto, expresó la necesidad de firmar los convenios con todas las firmas que puedan venir al país, como Ecopetrol, Petrobras, PDVSA y otras. "Que se firmen convenios con todas para ir incorporando su capacidad humana y administrativa".

"Pero, ojo, la modernización de Petroperú no es sólo Talara, hay que hacerlo también en sus estaciones de servicio, comprarle nuevamente barcos, modificar su sistema de distribución, su administración", recalcó Arévalo, quien sostuvo que los acuerdos concretados son buenos y se habían previsto desde hacía años, entre ellos el de Petróleos de Venezuela S.A. y otros más.

Imagen financiera. Respecto a cómo se puede aprovechar para nuestro país los acuerdos firmados con PDVSA y los que se suscribirán con la brasileña Petrobras, Arévalo consideró necesario no hablar, ni sesgarnos, sólo a las dos citadas empresas, pues pueden concretarse otros acuerdos con muchas otras compañías para que Petroperú vaya formando, nuevamente, su organización y experiencia.

Los acuerdos, explicó, sólo son convenios marco, tienen que pasar por todo un proceso de evaluación económica. "Y no es cierto, como dice el expresidente de la empresa estatal, César Gutiérrez, que este convenio y muchos proyectos vayan a perjudicar la imagen financiera de Petroperú."

"Oiga, qué bueno que usted tenga una cartera grande de proyectos para que puedan ser evaluados y priorizados sobre la base de la racionalidad económica y financiera. Los bancos son muy técnicos en ese aspecto, pues cuanto más cartera se les presente, mucho más selección puede hacerse al respecto."

Finalmente, afirmó que el capital no tiene color político ni bandera, y eso es un principio fundamental, por lo tanto, que venga de China, Corea, Rusia o Venezuela, pero con criterios técnicos racionales y de mercado.

"Es un absurdo pensar que porque viene de China nos va a volver comunistas. Son criterios insostenibles de aquel que critica que el origen del capital nos va a estigmatizar o politizar", indicó.