Londres. Los futuros del crudo Brent subían este jueves y se acercaban a US$100 por barril, lo que incrementa la presión para que la OPEP eleve su producción, en un intento por evitar que la escalada del petróleo afecte el crecimiento de la economía global.

Sin embargo, el miembro de la OPEP Libia, desestimó los temores sobre un crudo a US$100, diciendo que no había necesidad de que el grupo aumente los suministros.

"Creemos que hay suficiente oferta y no debería haber ninguna reunión por el momento", dijo a Reuters Shokri Ghanem, presidente de la Corporación Nacional de Petróleo de Libia, en una entrevista telefónica. Sus comentarios fueron apoyados por un segundo delegado de un país árabe del grupo.

* El crudo Brent subió hasta US$98,66, un nivel cercano a un máximo de 27 meses que alcanzó este miércoles.

A las 14:25 GMT, el Brent avanzaba 2 centavos a US$98,14 por barril, manteniendo una inusual prima con el crudo estadounidense, que perdía 14 centavos a US$91,72 por barril.

Los futuros de crudo estadounidense ampliaban pérdidas luego de que los pedidos semanales de beneficios por desempleo en Estados Unidos subieron inesperadamente a su mayor nivel desde octubre, y los precios al productor de diciembre treparon.

"Los pedidos del seguro de desempleo fueron decepcionantes y los precios al productor salieron un poco altos y puede hacer que la Fed remueva cierto estímulo. Aunque el debilitamiento del dólar puede aliviar las pérdidas", señaló Phil Flynn, analista de PFGBest Research en Chicago.

La fortaleza del Brent es por una combinación de factores técnicos y un mayor flujo de inversiones, dijeron analistas, pero podría desvanecerse con la expiración de contratos el viernes.

Sin embargo, los analistas más optimistas advirtieron sobre el riesgo de un avance más sostenido, que podría afectar la recuperación económica, si productores no agregan más petróleo al mercado.

En contraste con la situación de dos años atrás, los inventarios son relativamente cómodos y la OPEP tiene una amplia capacidad.

Los últimos datos sobre los inventarios mostraron una caída, aunque crecieron las existencias de productos refinados