Londres. El petróleo Brent subía más de US$1 este jueves, a US$116,78 por barril, con lo que se dirigía a su mayor aumento trimestral en casi dos años, impulsado por las preocupaciones acerca del abastecimiento de Oriente Medio.

Los operadores, analistas e inversores ven un nuevo piso para los precios, alrededor de 100 dólares el barril, apuntalado por los riesgos para el suministro y por la expansión económica después del trimestre más turbulento y volátil para el mercado del crudo desde fines del 2008.

El crudo Brent para mayo ascendía US$1,24 a US$116,37 el barril a las 1034 GMT, ubicándose a solo algo menos de US$4 del máximo en dos años y medio cercano a US$120 registrado el 24 de febrero.

Inmediatamente después del terremoto que golpeó a Japón, el Brent había llegado a caer debajo de US$108.

El crudo estadounidense ascendía US$1,08 a US$105,35.

Las preocupaciones sobre Siria estaban en aumento, ya que en ese país han muerto más de 60 personas en protestas y el presidente Bashar al-Assad desafió los pedidos para que levante una ley de emergencia de décadas de antigüedad pese a las marchas de cientos de personas en Latakia, que el miércoles cantaron "libertad".

"Las oraciones del viernes podrían ser un tema clave que respalde al mercado ahora, y parte de la atención empieza a pasar nuevamente a Japón y el costo de la reconstrucción del país", dijo Thorbjoern Bak Jensen, analista de Global Risk Management.