Londres. El crudo Brent subía a más de US$110 por barril este jueves, apoyado en una caída de los inventarios de petróleo en Estados Unidos y expectativas de que la Reserva Federal pueda anunciar medidas de estimulo monetario para la economía del país norteamericano este viernes.

* El presidente de la Fed, Ben Bernanke, dará un discurso ante los bancos centrales en un simposio anual en Jackson Hole, Wyoming, el viernes.

* "El mercado está al alza antes del discurso en Jackson Hole, y ha encontrado apoyo en la caída de los inventarios de crudo esta semana y los pedidos de bienes duraderos en Estados Unidos", dijo Harry Tchilinguirian, jefe de estrategia de mercados de materias primas de BNP Paribas.

* A las 1011 GMT, el crudo Brent subía 21 centavos a US$110,36 por barril. El Brent ha ganado un 17% este año.

* El crudo estadounidense avanzaba 17 centavos a US$85,33 por barril.

* Este miércoles, un reporte de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos mostró que los inventarios semanales de crudo cayeron 2,21 millones de barriles, mientras que los pedidos de bienes duraderos treparon un 4% en julio, el doble de las expectativas.

* En otros mercados, el oro ampliaba su caída de la sesión previa y el dólar estaba con pocos cambios frente a una cesta de divisas. Las acciones europeas subían.

* En las Bahamas, las empresas de energía planeaban el cierre de más de 28 millones de barriles de capacidad de almacenamiento de petróleo antes del paso del huracán Irene, mientras las refinerías de Estados Unidos se preparaban para la tormenta.

* Así como en las perspectivas económicas, los inversores de petróleo mantenían centrada su atención en los acontecimientos por el lado de la oferta en el norte de Africa y Oriente Medio.

* Los gobiernos de la Unión Europea adoptarían un embargo contra las importaciones de petróleo sirio para fines de la semana próxima, en un intento por elevar la presión sobre el presidente Bashar al-Assad, dijo este miércoles un diplomático del bloque.

* Con los rebeldes libios aclamando el fin del régimen de Muammar Gaddafi, la industria del petróleo está evaluando las implicancias de una reanudación de los suministros de Libia, que se han reducido al mínimo durante el conflicto.