Nueva York. El petróleo cayó por segunda sesión consecutiva este martes, a causa de preocupaciones sobre el débil crecimiento económico y señales de que Arabia Saudita, el mayor productor de la OPEP, está bombeando más crudo para hacer caer su precio.

Los futuros del crudo Brent cerraron con una baja de US$1,76, o de 1,55%, a US$112,03 por barril.

El contrato del petróleo en EE.UU. para octubre cayó a US$1,33, o 1,38%, a US$95,29 el barril, extendiendo la baja de la sesión previa.

En la sesión, el crudo continuó la senda negativa del lunes luego de que la atención del mercado pasó de las medidas de estímulo de los bancos centrales a los problemas económicos que alentaron a la Reserva Federal de EE.UU.a lanzar un nuevo programa de compra de bonos la semana pasada.

Una importante fuente del Golfo Pérsico dijo que Arabia Saudita, el mayor exportador mundial de petróleo, está bombeando cerca de 10 millones de barriles por día, lo que ejerció una presión adicional en los precios del crudo.

La fuente dijo, además, que gran parte de los productores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo quiere que el valor del crudo esté en torno a los US$100 por barril y que impulsarían la producción en los próximos meses.

Tras el cierre del mercado, tanto los futuros del Brent como los del crudo estadounidense ampliaron sus pérdidas después de que el Instituto Americano del Petróleo reportó un aumento mucho mayor al esperado de los inventarios semanales de crudo.