Londres. El crudo espeso del derrame de BP Plc en el Golfo de México llegó por primera vez a la costa de Mississippi este domingo, mientras la tormenta tropical Alex ingresaba al golfo, planteando una amenaza para la operación de limpieza del desastre ecológico.

Alex, la primera tormenta de la temporada 2010 de huracanes en el Atlántico, tenía vientos sostenidos de 75 kilómetros por hora (kph) y estaba a 100 kilómetros al oeste-suroeste de Campeche, México.

El sistema se movía en dirección oeste-noroeste a 11 kph. Meteorólogos del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos dijeron que Alex podría convertirse en un huracán en las próximas 48 horas.

Los meteorólogos pronosticaron que Alex tocará tierra como un huracán este miércoles entre Brownsville (Texas) y Tuxpan de Rodríguez Cano, en México, sin afectar los esfuerzos de recolección de crudo de BP en su pozo averiado en el lecho marino.

Daños. Luego de terminar otra agitada semana, los inversores se concentrarán en las acciones de BP, que han caído con fuerza desde que comenzó el derrame el 20 de abril. Los títulos, que cayeron a un mínimo de 14 años, ganaban 3,4% el lunes a las 0945 GMT.

El desastre ha causado un severo daño económico y medioambiental en la costa estadounidense del Golfo de México desde que se desencadenó el 20 de abril, amenazando a las pesqueras, el turismo y la vida silvestre de la región.

BP señaló que ha alcanzado una taza de gastos de US$100 millones diarios en sus tareas para contener la fuga en el pozo, limpiar el desastre e indemnizar a los afectados, lo que eleva la cuenta total hasta ahora a US$2.650 millones.

El presidente de Rusia, Dmitry Medvedev, que lidera al mayor productor de energía del mundo, hizo una propuesta el domingo para un fondo de polución global en la cumbre del Grupo de los 20 en Toronto en el que las petroleras serían obligadas a depositar.

El dijo que los líderes del G-20 pidieron a expertos que trabajen en la idea.

Las frágiles marismas de Luisiana han sido las más duramente golpeadas por el desastre pero Mississippi había escapado a los daños hasta el domingo, aunque algo de petróleo había alcanzado sus islas frente a la costa. El crudo también ha llegado a la costa de Alabama y la costa del golfo en Florida.

Restos pegajosos de crudo marrón y un brillo multicolor llegaron a playas turísticas en Ocean Springs (Mississippi), a unos 16 kilómetros al este de Biloxi, y a una playa usada por pescadores que está cerca de una marisma tierra adentro.

Impacto. Funcionarios estatales y la Guardia Costera, que dijo que esperaban la llegada de más crudo a la zona, estaban esperando que contratistas de BP iniciaran las labores de limpieza.

"La vida como la conocía ha terminado. ¿Qué vamos a hacer si a nadie le importa para actuar lo suficientemente rápido?", preguntó Mike Hollings, un residente local que lloraba mientras miraba el crudo en la playa.

BP dijo el lunes que un pozo de "alivio" que está taladrando para controlar la fuga en el pozo Macondo estaba cerca de su objetivo.

Tras progresar a una velocidad de 1.000 pies diarios la semana pasada, el pozo de alivio avanzó durante el fin de semana a menos de 100 pies diarios, cuando se efectuaron pruebas delicadas para estudiar el terreno.

El periódico británico Sunday Times reportó, citando fuentes de la industria, que BP estaba en camino de contener la fuga en Macondo en una quincena, o para el 11 de julio, pero BP sostiene que espera completar el pozo tres semanas más tarde, para el 2 de agosto.

Shell Oil cerró la producción submarina en dos plataformas y BP evacuó parte de su personal de tres plataformas en el Golfo de México debido a la amenaza de Alex, dijeron las compañías.

Las cinco plataformas están en áreas de aguas profundas del golfo, lejos de la costa y en el extremo norte de las posibles trayectorias de Alex, según han pronosticado los meteorólogos.

El gobierno estadounidense estima que hasta 60.000 barriles (9,5 millones de litros) de petróleo se vierten al día desde el pozo averiado de BP a 1.600 metros de profundidad.

Mientras aguarda que se completen los pozos de alivio para finalmente tapar la fuga, BP ha estado usando dos sistemas de recolección de crudo para reducir la cantidad que se vierte en el mar.

BP dijo el domingo que sus equipos recolectaron o quemaron 22.750 barriles de petróleo el sábado.

Nuevos equipos serán trasladados al lugar del derrame esta semana y podrían elevar la recolección diaria a 53.000 barriles de crudo, dijeron funcionarios, y se ha programado una revisión de un sistema que podría llevar esa cantidad a 80.000 barriles.