Londres. Los precios del petróleo se mantendrían por encima de US$100 el barril el año próximo, a pesar de una creciente presión a la baja por el esperado retorno del suministro libio y temores de una nueva recesión, mostró un sondeo de Reuters.

De acuerdo a 29 analistas encuestados por Reuters, los precios del crudo Brent promediarán US$107,90 el barril en el 2012, en baja frente a una proyección de US$109,30 el barril en el sondeo del mes pasado.

El crudo ligero estadounidense, también conocido como West Texas Intermediate (WTI por su sigla en inglés), promediará US$96,30 el barril el año próximo, menor a una proyección de US$99,40 el barril el mes pasado.

A pesar de dudas sobre la prontitud del reinicio de la producción de petróleo libio al continuar en Trípoli la lucha entre rebeldes y leales al líder Muammar Gaddafi, analistas comienzan a considerar una cantidad de producción a mediano plazo.

"El posible retorno de Libia como exportador de crudo tras casi medio año de guerra civil dará lugar a una mayor oferta", dijo Frank Schallenberger, analista de LBBW. "Por otro lado, la desaceleración de la economía global limitará la demanda", agregó.

Una ola de datos económicos pobres en Estados Unidos y Europa en la última semana ya llevó a una fuerte corrección en activos de riesgo.

A corto plazo, el mercado se centrará en un discurso el viernes del presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, en busca de indicios de otra ronda de alivio monetario.

Sin embargo, el banco de inversión estadounidense Citigroup señaló esta semana que aunque Estados Unidos emita más dinero, el débil crecimiento económico y el nuevo suministro desde Libia harían presión sobre los precios.