La banca italiana, cuyo crédito dudosos alcanza ya el 20% de su cartera de crédito, amenaza con ser el próximo gran problema europeo. Pero a diferencia de las anteriores crisis bancarías (como la de Irlanda, Portugal o España) la zona euro ya cuenta con un mecanismo europea diseñado para hacer frente a esta situación.

Será la primera vez que se pondrá a prueba este mecanismo y un test de la fortaleza de la zona Euro en un momento de máxima tensión. Los expertos calculan que hará falta unos 150.000 millones de euros (equivalente casi al PIB de Perú o del Estado de Río de Janeiro o el doble del PIB ecuatoriano) para salvar a los bancos italianos.

El ministro checo de Finanzas, Andrej Babis, tuiteó el martes durante la reunión que "todos están hablando del 'brexit' como un gran problema, pero eso es solo especulación. La salud de algunos bancos italianos sería un problema mayor para Europa". El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, también dijo en la jornada que las instituciones bancarias italianas podrían ser un riesgo y necesitan recapitalización.

Italia está negociando con el ejecutivo de la UE, la Comisión Europea, para hallar una solución que respalde a sus bancos más débiles, incluyendo Monte dei Paschi di Siena, dentro de las estrictas reglas del bloque, que establecen que los inversores privados deben asumir pérdidas antes de recibir ayuda estatal.

13.07.16_COM_FFERNANDEZ_Italia_Version-clasica from IE Media on Vimeo.